Los mejores momentos del día para consumir proteínas

Después de hacer deporte, en la mañana acompañadas de carbohidratos y en la noche, son momentos clave para aumentar el consumo de proteínas.

Las proteínas son un tipo de nutriente muy recurrido y utilizado por todos los deportistas. A pesar de estar muy presente en la dieta deportiva, todavía hay muchas personas que no saben exactamente el momento adecuado para ingerirlas.

Pero no solo es importante para los deportistas de alto rendimiento, todos necesitamos proteínas para conseguir una buena salud muscular. De ellas depende el correcto estado de las fibras y el crecimiento de las mismas al hacer ejercicio. Por ello es necesario que a la hora de ingerirlas sepamos los momentos más adecuados, pues de este modo conseguiremos optimizar al máximo sus beneficios.

Muchos alimentos que consumimos de manera cotidiana contienen altas cantidades de proteínas. El coach de bodybuilding Diego Delgado explica que las proteínas son de diferente origen, pero todas tienen una misión común, que es la de crear nuevos tejidos y mantener los ya existentes en perfectas condiciones.

Las comidas más importantes del día suelen ser los momentos en los que damos a nuestro organismo las mayores cantidades de proteínas que obtenemos a lo largo del día. A pesar de ello podemos mejorar su ingesta.

Después de practicar deporte

“Después de practicar deporte es un momento idóneo para ingerir proteínas, ya que nuestros músculos necesitan altas dosis de alimento para poder reponerse del estrés que supone para ellos la realización de ese ejercicio. Es por ello que en los momentos posteriores al ejercicio el cuerpo aumenta sus demandas de proteínas, y es uno de los mejores momentos para ingerir alimentos que las contengan en altas cantidades”, señala el experto.

Con carne de cerdo te sugerimos de sanck un sandwich con lomitos y verduras o rollitos con ricotta o palta.

proteinas

Por la mañana

Como decíamos antes, casi todas las comidas principales incluyen alimentos ricos en proteínas, como la carne de vacuno o de cerdo , así como los lácteos o los huevos. “Estos alimentos se pueden consumir a cualquier hora, pero es necesario que en determinados momentos como la mañana, cuando el organismo funciona más rápido, los combinemos con otros nutrientes como los hidratos de carbono, para obtener energía muscular y así poder hacer frente a la actividad cotidiana, ya que los músculos también necesitan glucosa para funcionar correctamente”, dice el entrenador.

Por eso un buen alimento para la mañana sería un pan con jamón para combinar proteína y carbohidratos, más una tasa de leche.

Al almuerzo

El momento más adecuado para comer las carnes, como la carne de cerdo, es en el almuerzo, ya que su digestión es más lenta y puede llegar a tardar entre 7 y 9 horas, según cuenta Danay Ahumada, nutricionista. Por lo tanto, si las consumimos en la noche, sentiremos el estómago más pesado para dormir.

“Esto se explica porque la molécula de las proteínas y de las carnes rojas es más compleja y más difícil de degradar en el estómago”, señala la profesional.

En el caso de la carne de cerdo además de recomendarla al almuerzo, Ahumada sugiere ciertas preparaciones. “La carne de cerdo siempre se debe cocinar a la olla, al horno o asada, si la hacemos frita puede aumentar aún más el periodo de digestión”, afirma.

Por la noche

“Por la noche es mucho mejor consumir solamente alimentos ricos en proteínas, dejando de lado la mezcla con hidratos de carbono, ya que el organismo funciona mucho más lento que por la mañana, y es incapaz de quemar las calorías que nos aportan los hidratos. Esto hace que se acaben acumulando en forma de grasa”, revela Delgado. Por ello la noche será un buen momento para ingerir alimentos ricos en proteínas y bajos en grasa, como los cortes extra magros de cerdo que incluyen lomo centro, posta rosada, posta negra, filete y medallones de lomo.