5 consejos para aliviar el dolor del parto

La primera señal de que tu bebé ya llegará al mundo son las contracciones.

Dar a luz a tu bebé es una de las experiencias más especiales de  la vida de cualquier mujer. Pero aliviar el dolor del parto se hace urgente cuando llega el momento más esperado.

La primera señal de que tu bebé ya llegará al mundo son las contracciones, que son las generan un dolor intenso. Aunque muchas no sienten tal molestia, para otras mujeres es insoportable el dolor.

Aunque este dolor es calmado regularmente por la anestesia epidural, si no deseas que te la inyecten o si quieres calmar la molestia antes de que te la suministren, puedes evaluar las opciones naturales para aliviar el dolor del parto.

Practica técnicas de relajación

La mente lo controla todo. Si pones en práctica algunas técnicas de relajación, podrás aliviar las tensiones musculares y centrar tu mente en lo que de verdad importa: traer tu hijo al mundo.

Al estar relajada, liberas el estrés del momento, disminuyendo el dolor. Entre las más recomendadas: la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson, que consiste básicamente en aprender a tensar y luego relajar varios grupos de músculos de todo el cuerpo, y el entrenamiento Autógeno de Schultz, basado en ejercicios fisiológicos y racionales de cada parte del cuerpo.

Eso sí, tienes que comenzar a practicar estas técnicas meses antes del parto para que surtan más efecto.

Duchas de agua tibia

Cuando sientes las contracciones, lo mejor es tomar un baño de agua tibia. ¿Por qué? Contribuye en la relajación de tu cuerpo y de tu bebé, que ya viene en camino. Si no te apetece, también puedes colocar en tu vientre compresas tibias o frías.

La respiración para aliviar el dolor de parto

Tal cual lo ves en las películas. Respirar de forma rítmica te ayudará a disminuir el dolor de cada contracción. Parece simple pero es muy efectivo, solo debes tomar una buena aspiración y soltarla. Durante la contracción, respira profundo, sostén y luego suelta el aire paulatinamente.

Masajes

Los masajes son ideales para mejorar la circulación y disminuir la tensión en tus músculos. Puedes pedirle a tu pareja que te dé masajes en la zona lumbar, donde se acumula mayor tensión durante el embarazo o masajes en las piernas, desde los tobillos. ¡Marcará la diferencia!

Controla tus pensamientos

Puede parecer tonto, pero no pienses en el dolor. Olvídate del miedo. Piensa en algo agradable, imagina la carita que tendrá tu bebé entre tus brazos. Tener algo agradable en mente ayudará a eliminar cualquier rastro de molestia corporal que sientas, o al menos ayudará a mitigarlo.

Una forma de lograr esto es practicando yoga durante la gestación o pilates.