Este escándalo alejó a Kate y William de los medios y puede ser una amenaza para Meghan y Harry

Septiembre de 2012 fue una fecha oscura para los duques de Cambribge

Septiembre de 2012 fue una fecha oscura para los duques de Cambribge. La revista francesa Closer publicó unas fotografías de Kate Middleton en topless, tomadas durante un viaje junto a su esposo, el príncipe William, lo que desató la furia de la Casa Real Británica, que veía como de nuevo era violada su intimidad.

La pareja no dudó en demandar a la publicación, exigiendo entonces 1.5 millones de euros por considerar que era una “violación grave de su privacidad”. Mientras que los abogados de Closer argumentaron que las fotos eran de interés público y que además proyectaban “una imagen positiva” de la realeza.

La justicia francesa admitió la acusación de los duques y procesó a la directora de la redacción, Laurence Pieau, y al director de la publicación, Ernesto Mauri, bajo los cargos de “complicidad y divulgación de un documento obtenido mediante una afrenta a la intimidad de la vida privada”.

Una cara afrenta

Cinco años después de la publicación salió la sentencia de primera instancia que condenaba al medio francés a cancelar 100.000 euros a la pareja real; pero además incluyó una sanción de 10.000 euros a los responsables de capturar las imágenes.

La revista no se dio por vencida y apeló, pero hace pocos días la justifica gala ratificó la pena impuesta a los editores y los fotógrafos. William y Kate además obtuvieron una orden judicial que impide el uso posterior de las famosas imágenes, que también publicaron otros medios como Chi en Italia o el Daily Star de Irlanda.

La sentencia representó una clara señal de la postura que William asume con los excesos de los medios de comunicación, que tanto sufrió desde su niñez y que tuvo un impacto profundo con la muerte de su madre.

Precedente

Sin duda la forma que la Casa Real Británica abordó, de inmediato y con mucha fuerza, este escándalo es una señal de lo que podrían hacer la nueva pareja residente del Palacio de Kensington: Harry y Meghan.

Aunque en el caso de Meghan conoce bien a los medios de comunicación por su carrera como actriz; sin embargo, el asedio de los paparazzi ha sido intenso desde que se anunció su compromiso con el hijo menos de Diana y el príncipe Carlos.

La misma revista Closer los felicitó cuando salió a la luz pública su romance, pero esta vez con una foto tradicional donde ambos aparecen muy enamorados. Solo el tiempo dirá si tomarán sus precauciones, tal como lo hicieron Kate y William desde septiembre de 2012, si sufren una afrenta a su intimidad.

Te recomendamos en vídeo: