Después de hacerse un tatuaje una mujer perdió a su bebé y quedó en silla de ruedas

La vida de una joven de 16 años cambió por completo al realizarse un tatuaje. Normalmente estos son comunes, no hay mayor problema con ellos y solamente son un estampado permanente en tu piel.

Sin embargo, al hacerlo debemos tener ciertas precauciones. Que la aguja sea nueva, que la tinta no sea una barata que pude hacernos daño en la piel o simplemente ir a un establecimiento que se especialice en eso. 

Lamentablemente entre más jóvenes, tenemos menos conciencia de los peligros que rodean hasta las situaciones más cotidianas. Esto le sucedió a una joven colombiana.

Luisa Fernanda Buitrago, quiso celebrar sus 15 años con un tatuaje bajo el seno, con la frase “No me dejes caer jamás”. Ella se lo realizó  con un vecino el cual le cobró 13 dólares.

Pasaron 15 días y ella tuvo que ir al hospital de emergencia.

“Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas”, así describió sus síntomas a un diario local.

¿Por qué sucedió esto?

Los estudios indicaron que Luisa contrajo una bacteria que afectó al nervio ciático y la médula espinal. Esto ocasionó la pérdida de sensibilidad en las piernas.

Tuvo que someterse a una cirugía para drenar el líquido de su espalda, pero esto le ocasionó problemas con su apéndice. Al final, como recibió altas dosis de medicamento perdió al bebé que estaba esperando.

Tras esta terrible noticia los cirujanos también le confirmaron que jamás podría volver a caminar. Aunque la esperanza ha llegado a su vida gracias a una nueva cirugía la cual puede ayudarla a recuperar la movilidad.

Sus amigos y familiares se han dado a la tarea de reunir los 3,600 dólares necesarios para el procedimiento.

Te recomendamos en video: