Estudios demuestran que las hojas verdes reducen el riesgo de pérdida de memoria

Las hojas verdes son ricas en fibras con alta capacidad de ser utilizadas por bacterias beneficiosas para el cuerpo

Un estudio realizado en la Universidad de Chicago asoció el consumo de las hojas verdes con la salud en el cerebro. La investigación se realizó con más de 900 personas con edad entre 55 y 99 años, en el período de 10 años.

Las 900 personas fueron divididas en dos grupos, uno de ellos comía hojas verdes con frecuencia y el otro grupo no. Quienes no consumían hojas verdes tuvieron un resultado peor en la prueba de memoria, una declinación cognitiva más acentuada.

El estudio concluyó que consumir hojas verdes dos veces al día disminuye en hasta 10% la pérdida de memoria. El secreto de estas hojas es la presencia de varios nutrientes amigos de nuestra memoria, como la filoquinona, la luteína y el alfa-tocoferol.

Además de estos nutrientes citados por los investigadores, las hojas verdes son ricas en fibras con alta capacidad de ser utilizadas por las bacterias del bien, o sea, son fundamentales para el mantenimiento de la microbiota intestinal.

La espinaca, col, escarola, achicoria, brócoli, lechuga (lisa, crespa), rúcula, berro y lechuga americana están entre esas hojas. Lo ideal es consumir sólo dos porciones todos los días. El exceso de espinaca puede traer problemas, debido al oxalato.

Te recomendamos en video: