Llorar no es nada malo

Columna de Daniela Droz en la que comparte reflexiones sobre los días en que no nos sentimos del todo bien

Hay pasos que muchas veces no damos por temor al dolor, a sufrir o, tal vez, fracasar. Esa voz interior que muchas veces te dice : “¿Y si no se da?” “¿Y si me dicen que no?” “¿Y si me duele?”. Uufff, y eso nos hace detenernos a pensar y pensar mientras el tiempo sigue pasando y el mundo no se detiene.

Les cuento que la semana pasada viví un momento de frustración muy grande. Un mal entendido mezclado con mi interés de cumplir con todos mis compromisos me llevó a sacrificar un domingo de descanso y de compartir con mi hijo para salir a la calle a trabajar. Al final del día resultó que había perdido todo mi tiempo y esfuerzo, pues, como les mencioné, hubo un malentendido y las instrucciones que yo tenía no eran las correctas, así que perdí todo mi tiempo y esfuerzo.

Fueron unas horas muy fuertes en las que sentí gran impotencia, dolor y frustración, pues me dolió saber que, aun estando sumamente cansada, tuve la intención de cumplir. Sufrí al pensar que no había podido compartir ese domingo con mi hijo luego de haber tenido una semana sumamente intensa. En fin, la frustración se apoderó mí. No podía controlar las lágrimas y el intenso llanto. Pero ¿sabes qué? Me di la oportunidad de llorar, de sanar, de expresar mis sentimientos aún sin entender por qué tuve que vivir esa situación. Días mas tarde, me di cuenta de que no recordaba desde cuándo no me sentía tan frustrada y ahí reconocí que la frustración es parte del proceso de crecer, madurar y evolucionar, que no es malo sentirse así en algún momento dado de nuestras vidas, que tenemos sentimientos diferentes y debemos manifestarlos para sentirnos vivos y con más ganas de caminar y subir los escalones. NADIE es feliz 24/7 , pero sí podemos mantenemos positivos y agradecidos. En el momento, por supuesto que me enojé, pero hoy solo doy GRACIAS a Dios por permitirme descubrir mi fortaleza y cuánto soy capaz de dar. Que NADA te detenga y NUNCA tengas miedo de expresar lo que sientes porque eso es parte de estar vivo. #SéFéliz #ypacuandolovoyadejar

Te recomendamos: