Extrañas lagunas azules en la Antártica preocupan a científicos

Las formaciones podrían responder al deshielo provocado por el cambio climático en la zona.

En la actualidad el cambio climático parece ser una de las mayores amenazas en el mundo, para los nerds que disfrutan Netflix, vendría siendo una especie de Demogorgon, que acabará con el mundo entero, así de grave.

Y es que el efecto que está produciendo es realmente grave, hace algunos días les contábamos cómo este fenómeno produciría la muerte del krill antártico, que es esencial en la cadena trófica de las especies de la zona. Y ahora traemos noticias que nos alarman aún más.

Un nuevo estudio publicado por la revista Gephysical Research Letters, muestra la investigación liderada por el glaciólogo británico Stewart Jamieson, que realizó un trabajo de observación de la Antártica, donde descubrió la formación de cerca de 8.000 lagos azules que se han formado por el deshielo, durante los veranos entre 2000-2013.

Según explican los autores en la publicación, los lagos supraglaciares influyen de gran forma en el deshielo del sector de Groenlandia y por lo mismo causarían una desintegración en la plataforma de hielo de la Antártica. Además explicaron que el agua de las lagunas supraglaciares desaparece al interior del glaciar y lo debilita, facilitando su derretimiento y ruptura.

Estas aguas además podrían llegar al mar, mezclando el agua dulce con la salada y facilitando la formación de remolinos, que producirían erosión en los glaciares.

Esta es la primera vez que se avista la formación de aguas supraglaciares en el sector de la Antártica Occidental, y según enfatiza The Washington Post, Jamieson explicó que:

“Durante mucho tiempo la gente ha asumido que esta parte del continente era relativamente estable, que no había muchos cambios, que es muy muy fría. Solo muy recientemente se han identificado los primeros lagos supraglaciares sobre el hielo”.

Una situación preocupante, ya que como puntualiza El País, un informe de la ONU en 2007, explicó que el deshielo de los glaciares en Groenlandia y la Antártica Occidental provocarian un aumento de entre 4 y 6 metros en el nivel del mar, lo que inundaría un sin número de islas y ciudades costeras.