¿Te gusta mucho el café? Te enseñamos a ser un barista para valorar su calidad

Seguramente eres amante del café... de su aroma, de su sabor, de su todo. ¿Sabías que es una bebida compleja con más de 800 aromas en el mundo?

Por Gabriela Vaca Jaramillo

Tal vez lo tomes en las mañanas, en la tarde o cuando quieras. Lo cierto es que te gusta tanto el café pero ni siquiera debes saber el por qué. Es normal, la mayoría de la gente lo toma, pero no pone atención a la variedad de matices y sus posibilidades.

Pues bien te vamos a enseñar cómo catar tu café y puedas mostrar a tus amigos, incluso a los amantes de esta bebida. Para esto debes saber considerar cinco aspectos: el aroma, la acidez, el cuerpo, el sabor, el retrogusto, las cualidades y sus orígenes o particularidades.

Esto requiere principalmente de práctica y así descubrir las características propias de cada grano a través de la comparación y valorando los puntos especificos antes expuestos. La catación de café debe ser divertida e interesante, un momento de degustación donde reflexionar y especular. No se trata de un concurso de elocuencia. Por otra parte, su descripción debe ser más importante.

       DESCUBRE MÁS:

 

Los catadores profesionales utilizan rigurosos métodos para catar las muestras de café. Para la cata informal no hay formas correctas o incorrectas pero es aconsejable mantener siempre la misma metodología a fin de sacar conclusiones que nos permitan avanzar en conocimiento y comparación.

Es importante tener la mente y los sentidos despejados. Para catar se deben tomar muestras de diferentes cafés al principio, y lo más diferentes posibles. Es recomendable utilizar al menos dos o tres tazas de cata por cada muestra de café, puede ayudar a evaluar y contrastar mejor.

La catación suele ser social, es posible que los comentarios de otras personas influyan en nuestra percepción pero también nos ayudarán a descubrir y rastrear detalles de una muestra. El conocimiento del café que evaluamos también puede influir por eso muchos prefieren hacer "catas a ciegas", desconociendo a priori el café que se está probando.

Durante la cata también suele llevarse un registro, muchas veces el escribir los pensamientos ayuda en la tarea fijar impresiones sensoriales y en la comparación posterior con otras muestras.

Aquí te mostramos cómo hacer la cata