Paso a paso: prepara una rica merluza al horno

Con papas y cebolla, va a quedar delicioso. ¿Te animas?

No es necesario ser un chef increíble para hacer ricas recetas. A veces, podemos pensar que hay que tener experiencia en la cocina para hacer carne, pescado o pollo al horno, pero no hay que asustarse. ¡Anímate!

Por ejemplo, ¿qué te parece hacer una rica merluza al horno para recibir a tu familia este fin de semana? Es posible, sólo tienes que seguir cada paso y confiar en tus habilidades.

La clave para esta receta, es elegir una buena merluza. Tiene que estar fresca, porque eso puede determinar el éxito en términos de sabor, textura y consistencia.

Ingredientes

  • 6 trozos de merluza fresca (si no está trozada, elige una de más de 1 kilo)
  • 3 a 4 papas medianas
  • 2 cebollas grandes
  • 2 limones
  • Pimienta negra molida
  • Aceite
  • Dos vasos de vino blanco
  • Sal

Preparación

Aunque le hayan quitado las escamas en la pescadería, lava la merluza y asegúrate de que esté libre de restos. Cuando ya esté limpia, échale sal.

Corta las cebollas en juliana (tiras gruesas), luego pela las papas y asegúrate de que las rodajas no sean demasiado gruesas. Debes precalentar el horno a 200°.

Toma la bandeja que usarás para hornear la merluza, agrega aceite de oliva virgen en la base y extiende bien, para después formar una cama con las rodajas de papa y las tiras de cebolla.

Luego agrega sal y pimienta a gusto, repasa con un poco más de aceite de oliva y coloca la merluza sobre la cama de papas y cebolla. Agrega medias rodajas de limón para darle un toque cítrico a la receta.

Una vez que el horno haya alcanzado la temperatura ideal, colocamos la fuente con la merluza y horneamos durante 40 minutos. Cuando se haya cumplido la mitad del tiempo, agrega un vasito de vino blanco.

Tienes que estar pendiente de la cocción, porque la merluza tiende a secarse si se pasa. Para que no ocurra, pínchala con un tenedor antes de finalizar el tiempo marcado para ver si está jugosa, y si notas que la piel está muy seca, debe estar bien hecha por dentro.