La ciudad tóxica bajo hielo que se desenterraría por el cambio climático

Una investigación reveló que la ciudad construida por Estados Unidos durante la guerra fría en las profundidades de Groenlandia podría traer graves daños al medio ambiente.

En el año 1959 el ejército de Estados Unidos construyó cerca de 4.000 kilómetros de túneles subterráneos bajo el hielo de Groenlandia. La base se llamó Camp Century, y se realizaría en cooperación con Dinamarca. La idea principal de la construcción de la base, era la investigación y además incluía un reactor nuclear que abastecía de energía al lugar que  estaba acondicionado para albergar a cerca de 200 personas, con gimnasios, laboratorios, bares, oficinas y una capilla.

La base fue cerrada y sepultada en 1967, de acuerdo a lo informado por El País, los responsables de su construcción esperaban que la “ciudad bajo hielo”, fuera aplastada por el hielo, ya que su grosor sobre la base iría aumentando con los años. Pero no fue así, ya que un estudio realizado por científicos de universidades de Canadá y Estados Unidos, arrojó que debido al deshielo del Ártico y Groenlandia por el cambio climático y calentamiento global, los desechos tóxicos de la antigua base podrían llegar a la superficie, contaminando el ecosistema del lugar.

Según el estudio publicado en el Geophysical Research Letters, se estima que si el clima sigue su trayectoria actual, la ciudad bajo hielo podría salir a la superficie con sus desechos tóxicos de la mano, a finales del siglo. Sobre esto el académico de la Universidad de York en Canadá, William Colgan, explicó que:

“Cuando analizamos las simulaciones climáticas, vemos que en lugar de haber una cubierta de nieve perpetua, parece que este lugar podría pasar a derretirse en 2090 (…) Una vez que el lugar registre más derretimiento neto que nieve será solo cuestión de tiempo hasta que los residuos salgan a la superficie, será irreversible”

La investigación informó además que los desechos abarcarían una superficie total de 55 hectáreas y tendría cerca de 240.000 litros de agua contaminada, residuos fecales, 200.000 litros de combustible diesel y una cantidad indeterminada de refrigerante que se utilizaba en el reactor nuclear, pero que tendría bajos niveles de radiación, ya que este fue desmantelado luego del cierre de la base militar.

Además se enfatizó en que la contaminación puede comenzar antes de lo determinado, ya que pueden existir torrentes de agua subterránea, que arrastren los desechos a otras localidades del sector.