La comida del futuro podría salir de una impresora en 3D en tu casa

Quieres hacer una pizza casera, pero no sabes cómo lograr una masa rica y consistente. La impresión 3D lo hace por ti. ¿Qué tal?

Hasta hace poco tiempo, la mayor cercanía que podíamos tener con la tecnología en 3D eran esos lentes que usábamos para disfrutar de algunas películas.

Las cosas han cambiado radicalmente, tanto que ahora, si quieres, puedes vivir en una casa que fue diseñada y construida en base a una impresora en tercera dimensión.

¿La comida se suma a esta tendencia? Just Make lo comprueba. Esta empresa es experta en tecnología de impresión en 3D y en 2012 ya se habían comenzado a posicionar como pioneros en la idea de la comida impresa.

13934978265402660x550.jpg

Reciclago

Esta propuesta, que por ejemplo podría revolucionar la forma en que se alimentan los astronautas en sus misiones espaciales, aún está en pañales a nivel doméstico.

En España, Foodini de Natural Machines, revolucionó la gastronomía y ahora, hay chefs que trabajan con esta máquina diariamente.

Es un modelo que funciona en restaurantes o negocios, pero también se espera que se pueda usar en casa. Conectas Foodini a Internet y con la pantalla touch, se entrega la interfaz de usuario para la impresión de los alimentos, eliges los ingredientes y las cápsulas hacen lo suyo.

Poco a poco, se han ido acomodando las técnicas y la implementación. Como detalla José Ramón Tramoyeres —arquitecto y director creativo de JustMake— en una nota de Vanitatis, para poder imprimir alimentos, estos deben tener una textura viscosa. También se incluye al azúcar y al chocolate fundido entre los ingredientes más usados.

Por lo general, se recurre a figuras geométricas cuando se imprime alimentos, así es más fácil programar en el software según la textura o capas. Es como si fuera una manga pastelera, sólo que los detalles son más precisos.

Si todavía te cuesta imaginar cómo funciona esto, aquí hay un par de videos que lo aclararán.