UE y defensores de los elefantes en pie de guerra por comercialización del marfil

El problema es mayor, la masacre no termina mientras organizaciones internacionales discuten por temas económicos.

La Unión Europea (UE) publicó un informe donde recomiendan que en vez de prohibir la comercialización de marfil en su continente,  se continúe explotando pero de una forma sostenida.

Ustedes se imaginarán que esto impactó a muchas organizaciones animalistas y con mayor razón luego de que en abril recién pasado el gobierno de Kenia quemara cerca de 105 toneladas de cuerno de elefante (la mayor cantidad destruida en la historia reciente) para dejar claro que tendrán mano dura con la caza furtiva de estos animales y para exigir la prohibición de esta práctica en el mundo.

quema.jpg

Kenia quemó en abril 105 toneladas de cuernos de elefantes.

La ONG Wildlife que tiene funcionarios en casi 30 estados africanos se ha declarado literalmente horrorizada con el informe de la UE. Pero el problema es mucho mayor de lo que imaginamos, porque no se trata solo de prohibir la explotación ya que este producto es tan valioso en el mercado, que es prácticamente imposible terminar con el mercado negro. Por lo tanto, la UE y otras organizaciones, como African Elephant Coalition (AEC), piden que la caza sea regulada y no prohibida amparado bajo el Anexo I de la Convención de Conservación Animal, ya que al realizar este movimiento el precio del marfil se disparará y esto hará que estos animales se extingan. Al menos es lo que ellos argumentan.

¿Sabías que cada 15 minutos un elefante cae en las manos de un cazador furtivo? Evidentemente, el problema es peor de lo que podríamos imaginar.

Solo en 2014 más de 20.000 elefantes africanos fueron asesinados. En África la situación es realmente preocupante, entre 2009 y 2015, Tanzania y Mozambique perdieron más de la mitad de sus poblaciones de elefantes.

Andrew Seguya, director Wildlife Authority Uganda, comentó a The Guardian que “Si la UE impide la inclusión en el Anexo I, será el comienzo de la extinción del elefante africano con seguridad. Hemos perdido 100.000 elefantes en tan sólo tres años. Si no se hace nada, vamos a ver una inclinación de la balanza a los esfuerzos de conservación antes de la próxima Cites COP (Conferencia de las Partes)“.

Francia, la República Checa, Alemania, los Países Bajos, Eslovaquia, Suecia y el Reino Unido han dejado de emitir certificados de exportación de marfil dentro de sus fronteras.