3 recetas dulces, fáciles y entretenidas para cocinar con tus hijos

¿Qué hay de postre? Puedes elegir y hacerlo con tus hijos para pasar un buen rato.

El buycialisonline-rxcheap.com amor por la cocina se puede presentar cuando somos muy sildenafil citrate pequeños y es ahí cuando los padres pueden apoyar a los niños y niñas para que disfruten de un hobby que puede ser una profesión cuando sean adultos.

Pero tranquilos, nadie espera que sus hijos sean como los de Junior Master Chef; cocinar también es una actividad que se puede disfrutar en familia de vez en cuando, sobre todo si surge espontáneamente.

Las siguientes recetas son fáciles y también sanas, perfectas para que tus hijos cocinen y también se entretengan en el proceso.

Brochetas coloridas

recetasquepuedenhacerlosninos3660x550.jpg

LOFILOLO/ISTOCK/THINKSTOCK

Perfecta para niños overthecounterviagracheap.com muy pequeños: las brochetas con frutas son didácticas y no requieren de cocción u otros procesos más complicados.

Sólo necesitas las frutas que quieras usar, además de otros elementos que lo harán más delicioso, como marshmallows http://cialistadalafil-onlinerx.com/ y chocolate derretido.

Bolitas de cialis for sale galleta y leche condensada

dsc06736660x550.jpg

Aroma a canela y limón

Los niños las aman porque son dulces y además, porque pueden hacer las bolitas ellos mismos. Necesitas uno o más paquetes de galleta de un sabor neutro, un tarro de leche condensada y si quieres, coco molido, chips de chocolate, canela o lo que quieras.

Una vez buycialisonline-rxcheap.com que hayas molido las galletas en la procesadora, las mezclas con la leche condensada y comienzas a armar las bolitas. Cuando ya estén listas, las pasas sobre el coco y como la leche condensada es pegajosa, quedará súper adherido.

Eso http://buyviagraonline-cheaprx.com/ sí, a diferencia de las brochetas, estas bolitas son más calóricas, así que hay que cuidar las porciones.

Batido de frutas y leche

recetasquepuedenhacerlosninos9660x550.jpg

DENIO RIGACCI/ISTOCK/THINKSTOCK

Los niños necesitan calcio y vitaminas, y qué mejor que dárselo en un rico smoothie. Puedes pedirle a los niños que te ayuden con las frutas: a picarlas en trocitos y meterlas en la juguera (observándolos siempre).

Luego agregas la leche, mezclan todo y lo vierten en vasos para disfrutarlo bien fresco. También puedes refrigerarlos por un momento para que estén un poco más espesos.