Palomas visten mochilas para monitorear la calidad del aire en Londres

Un equipo de aves mide la contaminación atmosférica gracias a los dispositivos que portan en sus espaldas.

Un ingenioso proyecto llamado Pigeon Air Patrol permite dar a conocer la calidad del aire de Londres a través de un reporte hecho nada más y nada menos que con palomas.

Esta iniciativa lanzada por Plume Labs se lleva a cabo por tres días, del 14 al 16 de marzo. Su objetivo es hacer una prueba piloto para comprobar la efectividad de un sistema de vigilancia que mide la calidad del aire.

La patrulla aérea de palomas visten en sus espaldas un pequeño y ligero chaleco de unos 25 gramos. Cuenta con un dispositivo de medición con GPS y con un detector de contaminación atmosférica para monitorizar los niveles de ozono, compuestos volátiles y dióxido de nitrógeno.

Fueron liberadas desde un tejado en el este de la ciudad y mientras vuelan a un promedio de 80 kilómetros por hora, los sensores captan los niveles de los principales gases de la polución del aire.

 

El sistema proporciona los datos recibidos por cada una de estas aves a través de una aplicación móvil, una plataforma web y una cuenta de Twitter. Así los londinenses y turistas pueden consultar la calidad del aire de acuerdo a su localización.

La precisión de los datos obtenidos permite determinar las fuentes contaminantes como fábricas y zonas de alta afluencia vehicular, que servirán para tomar acciones en el momento y también para desarrollar medidas para combatir estos agentes contaminantes.

En cuanto a las palomas utilizadas para esta prueba, cabe mencionar que según el proyecto, no son aves de la calle sino que pertenecen a una persona que las cuida. Además, aseguran que no sufren daños y serán liberadas de la mochila cuanto antes.