Lifestyle

Israel obliga a mataderos a instalar cámaras para supervisar el maltrato animal

La medida ayudará a reforzar la ya existente Ley de Bienestar Animal, pero que no cuenta con los recursos necesarios para su fiscalización.

Muchos de los videos que circulan en internet sobre maltrato animal tienen como escenario a mataderos, por lo general clandestinos. Por lo mismo, el gobierno de Israel ha obligado a estos establecimientos a instalar cámaras de vigilancia para poder verificar si se incurre en maltrato a los animales. La idea, según informó el medio local  Nana10, es poder asegurarle al consumidor que la carne que compra proviene de un animal tratado dignamente (?).

La decisión fue tomada por el ministro de Agricultura, Uri Ariel, a quien se le hizo llegar una serie de videos que muestran el terrible trato que sufren algunos animales en granjas de su país. “La instalación de cámaras en los mataderos es un paso decisivo que aumentará el control y la disuasión“, sostuvo en diálogo con Nana10. Actualmente, Israel cuenta con una una legislación que se enmarca en la Ley de Bienestar Animal en los mataderos, que protege de cierta forma a los animales criados en este negocio, aunque mantener una fiscalización exhaustiva requiere de grandes recursos.

El plan consiste en la instalación de 400 cámaras en 50 mataderos. Las imágenes serán transmitidas en directo por agencias externas y voluntarios externos de los Servicios Veterinarios del Ministerio.

Se entiende que el espíritu de la medida tiene buenas intenciones. El punto es que los animales que van a mataderos ya vienen en condiciones deplorables. El solo hecho de estar en una jaula hacinado es una tortura. La instalación de cámaras sólo se ocupará de los maltratos físicos, pero hay que entender que esos animales ya están totalmente maltratados.

No se entiende una medida que busca hacer más llevadera la estancia en un lugar donde finalmente van a morir. A nuestro parecer, esos esfuerzos gubernamentales deben ir orientado a la educación de la población sobre los riesgos y lo caro de la producción de carne, versus otros alimentos igual de nutritivos, económicos y amables con el medio ambiente.

Producir un kilo de carne implica el gasto de 15 mil litros de agua, un lujo que no nos podemos dar; menos darle el favor a la industria ganadera con estas medidas que solo avalan el rubro en vez de cuestionarlo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos