Un snack a base de cuero de cerdo podría ayudar a controlar el apetito

En Argentina están trabajando en estandarizar el bocadillo que aporta la mitad de las grasas que una papa frita y que contiene un alto valor proteico.

Los snacks son esos bocadillos adictivos que no se paran de comer. Es que una mesa llena de papas fritas, maní y cosas para picar resulta muy tentadora y nada saludable para el organismo.

Para contrarrestar esta situación, existe un snack elaborado en base a cuero de cerdo y que contiene un alto valor proteico que genera saciedad. Parece ser la solución para ayudar a controlar el apetito.

En varios países se le conoce de distintas maneras y contiene las particularidades de cada uno. Por ejemplo, en Estados Unidos se llaman puffed skin snack o pork rinds; botanas en México; chicharrón o cortezas de cerdo en España y Cuba; torresmo en Portugal y Brasil.

Argentina podría tener su propia versión, ya que, especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial se encuentran trabajando en su elaboración para evaluar la posibilidad de insertarlo en el mercado local, debido a la potencialidad que presenta el alimento.

Esta piel de cerdo cocida y condimentada presenta una forma irregular, tiene una textura quebradiza, aireadacrujiente; características que lo acercan a un snack. Además, posee muchas proteínas, no tiene carbohidratos y aporta la mitad de las grasas que una papa frita.

porkrinds.jpg

© cookingchanneltv.com

El bocadillo se obtiene al cocinarlo en microondas y la receta que siguió el INTI según El Clarín aparece detallada a continuación:

La cocción se realiza primero en agua con aditivos para tiernizarlo y desodorizarlo. Después se desgrasa, se corta en tiras de 5 centímetros y se deshidrata en condiciones controladas de humedad y temperatura. Luego se fríe a 180°C en un horno microondas a máxima potencia. Finalmente se le agrega sabor en bombos rotatorios con queso y barbacoa, para luego envasarlo al vacío en porciones de 35 gramos.

Con el fin de estandarizar el proceso de elaboración según el gusto local, los técnicos del Instituto evaluaron los dos sabores según la percepción de 100 consumidores mayores de 18 años. Llegaron al resultado de que a 6 de cada 10 les gustó entre moderadamente y mucho el de sabor de queso, en cambio una tercera parte rechazó el de barbacoa.