Lifestyle

La bicicleta, ¿Qué tanto mejor es pedalear?

El pedaleo, contribuye más a la salud que cambiar el pie del freno al acelerador, sentarse cómodamente en el transporte público y ¡ojo!, es aún mejor para la salud que caminar.

Dejémonos de moda. Si quiere realmente convencimiento, no hay una mejor vía que las razones y causas empíricas, a largo plazo y válidas para su conciencia cansada de leer de ideas al viento. Hoy es su día de suerte y ésta su ventana indicada.

Partamos suavecito y al punto. Según algunas estimaciones, ya hay más de dos billones de bicicletas en circulación en todo el mundo y para 2050 se espera que el número crezca hasta los 5 billones. ¿Por qué será?

Es positivo para cuidar el medio ambiente, es cierto. Específicamente andar en bicicleta reporta un 0% de emisiones de gas al ecosistema, el tráfico motorizado el 20% por ciento del consumo de energía y de las emisiones de CO2 sólo en Europa. Además, no usa combustible y hablando solo de viajes cortos, con ellos, ya permite reducir la emisión de gases de dióxido de carbono hasta un 11%.

Pero seamos realistas, la mayoría de la gente no opta por usar bicicleta sólo porque contribuye con el medio ambiente, por mucho que esta humilde escritora así lo quisiese. Para tener el impacto que ha conseguido en nuestros días, la bicicleta tiene que dotarse de algo más.

Desde los tres años, quizá menos en los superdotados, el regalo predilecto es una de ellas. El paquete más abultado, grande y que garantiza la movilidad. La entretención es el primero de sus grandes atractivos, la bicicleta es, después del andador, el transporte predilecto desde la infancia. Para dimensionar lo que este sólo dato genera, imagínese usted que más del 50 por ciento de la población sabe cómo montar en bicicleta.

Vamos a ver, por qué al crecer sigue siendo conveniente habiendo tantas otras opciones. Primero, cuida un montón el bolsillo.  No hay que echarle bencina, las revisiones son aún más esporádicas que las de un auto y, por supuesto, una vez comprada no hay que pagar por usarla.

Siguiendo con ello, es evidente que el pedaleo, contribuye más a la salud que cambiar el pie del freno al acelerador, sentarse cómodamente en el transporte público y ¡ojo!, es aún mejor para la salud que caminar.

Terminaré con las contribuciones sociales, aquel detalle que nos vuelve ciudadanos conscientes no sólo de nuestro entorno natural, sino también social. ¿Cómo mejora la calidad de vida? Ahí va el listado:

–          Para construir una bicicleta se usa el 5% de materiales y energía empleada en construir un automóvil.

–          Según la Federación Europea de Ciclistas, la bicicleta aporta 200.000 millones de euros anuales a la economía continental.

–          Sólo en Europa, 655.000 personas son directamente empleadas en la producción de bicicletas, los servicios, el turismo y demás facetas de la industria.

–          Se prevé que la flota de vehículos de motor de la India pase de los 73 millones en 2005 a los 364 millones en 2025 (Gakenheimer y Dimitriou, 2011, p 207). La bicicleta es la alternativa del futuro.

–          Si los niveles de uso de la bicicleta en los 27 Estados Miembros de la Unión Europea fuesen similares a los registrados en Dinamarca, el uso de la bicicleta permitiría lograr entre un 12% y un 26% el objetivo de reducción de GEI fijado para el sector del transporte, en función del modo de transporte sustituido por la bicicleta.

Otros datos para luchar por alcanzar

– En China, el 37,2 por ciento de la población utiliza bicicletas. En Bélgica y Suiza, el 48%. Japón, llega al 57%, y en Finlandia, lea bien, el 60%.

– Holanda es el país con más bicicletas por habitante y la capital de Dinamarca, Copenhague, es considerada como la mejor ciudad del mundo para los amantes de la bicicleta. Es conocida como la “Ciudad de los ciclistas”, donde el 52 por ciento de la población utiliza una bicicleta para los desplazamientos diarios.

–  El mundo ha producido más de 100 millones de bicicletas al año, mientras que la producción de automóviles oscila en torno a los 60 millones de unidades al año.

¿Realmente le cabe alguna duda? Póngase a pedalear mejor, que no lo pillen los tacos y la contaminación.

Tags

Lo Último


Te recomendamos