Mexicana investiga propiedades nutrimentales del aceite de insectos

Los aceites podrían tener aplicaciones gastronómicas e incluso industriales.

En México se consumen insectos desde la época prehispánica, sin embargo nunca se han utilizado más allá de la alimentación tradicional y la cocina gourmet que pueda incluirlos. Daylan Tzompa-Sosa es una posdoctorante en la Universidad de Wageningen en Países bajos, quien ha estado investigando las propiedades del aceite de insectos y sus proteínas.

Hace unos 5 años, surgieron muchas empresas en Holanda que cultivaban insectos para consumo ya que no tienen una cultura como la nuestra. Así fue como Daylan se mostró interesada en estudiar sus propiedades nutrimentales ya que el argumento de venta de estas empresas era mostrar los insectos como una fuente de proteína alternativa a la carne roja.

Estas mismas empresas se dedican ahora a crear suplementos alimenticios en forma de polvo con alto contenido de proteína. La investigación de Daylan se basa entonces en utilizar las propiedades de los insectos en forma de aceites que tienen un alto contenido en omega 3 y que podrían tener aplicaciones en panadería, repostería, helados y aderezos.

Aunque la investigación de Dylan está en una etapa poco avanzada, está probando diferentes métodos para extraer la grasa y estudiando la caracterización física y química de los aceites derivados. El aceite de chapulín, por ejemplo, tiene un aroma afrutado a diferencia del aceite de cucaracha que despide mal olor pero podría tener uso en la industria.

El proyecto se llevará a cabo a largo plazo y podría sentar las base de otros desarrollos a futuro. México tiene un gran potencial en la producción de insectos pero aún no tiene un punto de vista comercial diferente al tradicional.