Chileno crea efectos para guitarra con maderas recicladas

Además de preferir el uso de maderas recicladas antes las usuales cajas metálicas, esta iniciativa sustentable practica el “fair trade” (precio justo) con sus artesanos.

Hace un año Manuel “Jano” Acevedo fundó Humboldt Pedals, emprendimiento que se dedica a desarrollar pedales de efectos para guitarras con una gran particularidad: Las cajas de los pedales son fabricadas a mano con maderas recicladas.

Acevedo nos explica que la idea partió cuando un amigo le mostró “un pedal de madera que alguien una vez hizo, no sé dónde, y me preguntó qué tan viable sería”.

En un principio Acevedo se mostró reacio a la idea, explicando que “era un problema por la electrónica y que la madera no sería un buen conductor, razón por la que no existía ninguna empresa de pedales en el mundo que utilicen cajas de madera”.

11414815623490617751952911913004n660x550.jpg

Manuel Acevedo. Ⓒ Humboldt Pedals.

Con la interrogante en la cabeza, el fundador de Humboldt Pedals trabajó constantemente hasta lograr aislar una caja de madera. Una vez que lo logró, produjo una un par de pedales prototipos que fueron mostrados en la Feria Pulsar, realizada el año pasado en Estación Mapocho, en Santiago de Chile.

Acevedo explica que esa fue la prueba de fuego debido a que era el peor escenario. Pero los pedales demostraron no generar ruido, lo que le permitió plantearse seriamente la posibilidad de producir 20 unidades con maderas rescatadas de distintas partes, correspondientes a raulí, roble y eucaliptus, por mencionar algunas.

Las maderas recicladas son procesadas por artesanos de Villa Alemana y Santiago a través de un acuerdo de precio justo (fair trade).

Hasta ahora produce dos modelos:

  • El Regainer, que es un overdrive dinámico de alta ganancia, y…
  • El Preserver, que es un preamplificador booster overdrive.

Estos pedales, además, son usados por los músicos embajadores de la marca: Piero Duhart de De Saloon y Lucas Pino de Nebular.

El éxito de su innovación ha llevado a que sus efectos sean comercializados por la tienda Main Drag de Brooklyn, Nueva York.

En un mes sus efectos también serán vendidos en Chicago y, a largo plazo, podrían incluso llegar a Reino Unido y Japón, puesto que ya hay interesados. Para eso necesitará recaudar fondos a través de un financiamiento tipo Kickstarter para obtener el capital que requiere trabajar una serie que cumpla con todas las expectativas de los distribuidores.