Programa Apolo busca hacer la energía renovable una mejor opción que los combustibles fósiles

Un grupo de científicos, empresarios y políticos busca convencer a los países del G7 para que los jefes de estado inviertan al menos el 0.02% de su PIB en energías renovables.

La energía renovable es el futuro y si no ha llegado con toda su fuerza es porque tiene sólo una desventaja frente a los combustibles fósiles: el costo. El Programa Apolo Global busca invertir en investigación y desarrollo para hacer de la energía renovable una opción superior a los combustibles fósiles en todos los sentidos.

El equipo que encabeza el proyecto es una selección de los mejores científicos, empresarios y políticos que trabajarán con un presupuesto de más de 22 millones de dólares. Su trabajo será investigar sobre energías renovables, su generación, almacenaje y redes eléctricas inteligentes.

Quienes integran el equipo creen que este tipo de energía es la mejor forma de desarrollar el futuro para el ambiente y el cambio climático, así lo expresó David King, miembro del equipo y especialista en este último tema. También cree que el económico es el único argumento que hace falta para ganar la batalla energética.

Durante el G7 en junio se pretende lanzar este programa con toda su fuerza para darse a conocer por completo en la cumbre del cambio climático a celebrarse en París el próximo noviembre. El objetivo es que todos los países destinen al menos el 0.02% de su PIB para el Programa Apolo.

De manera global, el presupuesto de investigación y desarrollo para el tema más urgente del planeta es de 2%. La única manera de salvar al mundo del cambio climático es encontrando formas de reducir los costos de la energía renovable, haciéndola competitiva frente a los combustibles fósiles.

Los hidrocarburos se han alzado frente a las renovables a lo largo del tiempo porque han gozado de subsidios que no han tomado en cuenta los costos del daño ambiental, salud y contribución al cambio climático.

Entre el equipo que planea salvar el mundo se encuentran el economista Nichloas Stern; el especialista en cambio climático, David King; el economista Richard Layard; el expresidente de la Real Academia de Ingenieros, John Browne y el astrofísico Martin Rees.

Programa Apolo toma su nombre de la esperanza que dio la Nasa para lograr un objetivo en tiempo récord cuando impulsó la llegada del hombre a la Luna. Este proyecto es aún más grande, es el viaje hacia la producción de energía renovable y limpia para todo el mundo.