Vinos y quesos en Querétaro

Paradójicamente, para disfrutar de los mejores quesos europeos en México, hay que voltear hacia la producción local.

Si eres amante del vino y de los quesos tipo europeos, ¿cuál sería tu destino ideal de vacaciones? Ok, Francia suena lógico, pero no solamente, pues también puedes elegir Querétaro, en México.

El estado es famoso porque aquí se encuentran los viñedos de Freixanet y La Redonda, entre los más prestigiosos del país. Pueden visitarse y se organizan catas y demás.

Pero un secreto injustamente mejor guardado son los quesos queretanos. La región está sembrada de ranchos de ovejas, cabras, vacas y hasta búfalas, con cuya leche se fabrican toda clase de quesos estilo europeo.

Claro, los quesos mexicanos son especiales y muy ricos, pero los amantes de quesos más fuertes en México tenemos un gran problema: la mayoría de las importaciones pasan por procesos que exige la ley de Estados Unidos, entre ellos la ultrapasteurización de la leche utilizada, lo cual cambia invariablemente el sabor del producto.

Así que, aunque se trata de una reconocida marca francesa, suiza o italiana, a menudo no es exactamente el mismo producto que se consigue allá. Paradójicamente entonces, para disfrutar de los mejores quesos europeos, hay que buscar las producciones mexicanas.

La ruta del queso queretano va desde Tequisquiapan (donde además de comprar quesos y vinos pueden alojarse, viajar en globo y probar los deliciosos roles de queso en La Charamusca) hasta Santiago de Querétaro. 

Si vas a lanzarte (y te recomiendo muchísimo que lo hagas), no olvides llevar contigo una hielera seca y grande para conservar mejor tus adquisiciones.

Entre la lista de compras: burrata, crottin de cabra, manchego curado al vino tinto, provolone, cremosos de cabra… Compra todo lo que se te antoje, que al fin de regreso a casa tenemos cientos de recetas para utilizarlos esperándote.

¡Buen viaje!