Prepara unas trufas de algarrobo rellenas de mango

Un súperalimento con sabor parecido al chocolate, sin tanta grasa y con muchos beneficios.

Cada vez me sorprendo más descubriendo distintos ingredientes, saludables y tan deliciosos. Hace unos meses una querida amiga me dio a probar unas trufas energéticas, ideales como postre (sin culpas), como colación o hasta desayuno. El ingrediente principal era algarrobo.

Esta fruto originario del Mediterráneo Oriental tiene un sabor dulce y agradable — en lo personal definiría el sabor parecido al cacao, sólo que más dulce —.

Existen vainas negras y vainas blancas. Las primeras se usan como sustituto del chocolate, las segundas tienen otros usos culinarios. Es un alimento nutritivo y bajo en grasas. Sólo tiene un 3% de grasa, contra 40% del cacao. Según el blog Salud y Belleza Natural,  el algarrobo ofrece diversas propiedades como:

  • Rico en vitamina D, vitaminas B1, B2, B3 y beta-caroteno. Contiene minerales como potasio, magnesio, fósforo, hierro y calcio.
  • Recarga de energía, por su contenido de 50% azúcares y 10% proteína; es rica en fibra y libre de gluten (apto para celíacos).
  • Contiene taninos, un antioxidante poderoso que ayuda a combatir el deterioro prematuro de las células.
  • Por su consistencia de goma se usa como espesante en la elaboración de algunos alimentos.
  • Antiinflamatorio natural, favorable para las mucosas — reduce la irritación en vías respiratorias y digestivas.

En conclusión, ¡el algarrobo califica como un superalimento! Así que procuremos incorporarlo a nuestra alimentación y aprovechar sus beneficios.

trufascarobmango660x550.jpg

Tiasha Slana / MindBodyGreen

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Fácil
Porciones | 10

Ingredientes

  • 1 taza de dátiles sin semilla
  • 3 higos secos
  • 1/2 cucharada de algarrobo en polvo
  • 1/3 cucharadita de vainilla en polvo
  • 1/4 de mango maduro
  • 1/8 taza de coco rallado o
  • 1/8 taza de algarrobo en polvo

Cómo preparar las trufas de algarrobo rellenas de mango

  1. Remoja los higos y los dátiles en agua tibia por unos 15 minutos. Drénalos y, ya sin el agua, colócalos en el procesador de alimentos. Pulsa unas cuantas veces.
  2. Agrega el algarrobo y la vainilla, procesa de nuevo hasta obtener una mezcla bien incorporada.
  3. Corta el mango en cubos pequeños. Toma un poco de la masa y forma un circulo, para después agregar un cubo de mango en el centro. Con cuidado, vuelve a dar forma de trufa.
  4. Cubre a tu elección, con polvo de algarrobo o con coco rallado. Continúa el proceso con las demás trufas.

Esta misma receta la puedes preparar con cualquier fruta de temporada. Si no encuentras mangos, puedes utilizar frambuesas, arándanos azules frescos, arándonos rojos, papaya… ¡El cielo es el límite!

Fuente: MindBodyGreen