Japón es expulsado de la Asociación mundial de zoológicos y acuarios por caza de delfines

Año tras año, los habitantes de Taiji cazan delfines con arpones con total respaldo de las autoridades.

Todos los años, las aguas de Taiji, en la Prefectura de Wakayama, se tiñen de rojo con la caza local de delfines, tradición que ha sido condenada tanto por la crueldad animal como por los riesgos a los que se enfrentan los consumidores de carne de delfín, que contienen altos niveles de mercurio.

Sin embargo, en el país del sol naciente ni siquiera la Asociación japonesa de zoológicos y acuarios (JAZA) ha interferido con esta tradición, es más, en abril reafirmó su apoyo a la caza de delfines en la zona ubicada al oeste de Japón.

Como consecuencia la Asociación mundial de zoológicos y acuarios (WAZA) expulsó a Japón como estado miembro de la organización por considerar  esta práctica como “cruel”, indicando que la nación nipona ha violado su Código de Ética y Protección Animal al practicar de forma reiterada este tipo de pesca con “métodos crueles y no selectivos”.

Hace sólo un mes, Japón pidió a la Comisión Ballenera Internacional (CIB) autorización para la captura de 333 ejemplares de ballenas minke con la justificación de fines “científicos”. Sin embargo, Sea Shepherd ya está desarrollando un buque más rápido para la lucha contra los balleneros luego de recibir 11,8 millones de dólares procedentes de la lotería holandesa.