Prepara unos gajos de patatas asadas picantes

Como guarnición o para picar, estas papitas con un toque picante serán tus favoritas.

La diferencia en la cocina está en probar, aventurarte y encariñarte con los ingredientes. Con un poco de esfuerzo y un ambiente adecuado (siempre es bueno cocinar con música y, por qué no, una copa de vino) todo puede ser mejor y sorprendente para tu paladar.

Esta receta, muy similar a las skin potatoes, tiene una mezcla de especias y condimentos que le darán un toque picante a las papas, ahora, si tienes a mano un poco de merquén, añade a este plato y lograrás un mejor sabor. Con cuidado, para no sobrepasar lo picante. Esta preparación es adecuada para disfrutar como guarnición o como picadillo, otra forma de hacer las papas al horno, más sanas y siempre irresistibles. ¡Anímate a conocer!

gajospatatapicante1.jpg

gastronomiaycia.com

Personas|4

Ingredientes

  • 400 gramos de patatas cherie (o papas normales)
  • mezcla de especias a partes iguales de romero, tomillo, orégano, mejorana, perejil, salvia, cebolla deshidratada y ajo en polvo, añadir al gusto pimienta negra, chile, clavo de olor, mostaza en grano y sal
  • 1 cucharada sopera de harina de arroz (de preferencia, también puedes usar otro tipo de harina)
  • Cantidad necesaria de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar unos gajos de patatas asadas picantes

  1. Lavar bien las patatas, incluso con el estropajo o el guante para limpiar patatas, ya que se van a comer con piel. Cortar las patatas en gajos, si son cheries de guarnición, saldrán cuatro gajos de cada patata.
  2. Puedes preparar las especias para marinar las patatas en una bolsa de plástico de conservación o en un cuenco, mezcla todas las especias, la harina de arroz, la sal y el aceite de oliva virgen extra con las patatas, que queden bien impregnadas.
  3. Precalienta el horno a 210º C con calor arriba y abajo, cuando esté a la temperatura y tengas las patatas con su marinada bien extendidas en la bandeja del horno, introdúcelas y hornea durante 20 minutos, pasado este tiempo pulveriza las patatas con un poco más de aceite de oliva virgen extra y baja la temperatura a 180º C.
  4. Prosigue la cocción hasta que las patatas estén tiernas en su interior y doradas y crujientes por fuera. Antes de servir, prueba por si fuera necesario rectificar de sal.

Fuente: Gastronomía y Cía.