El poder de la comunidad [Ser Consciente]

Es momento de pasar de acciones individuales a el compromiso comunitario — entre todos podemos cuidar a la Madre Tierra.

La Naturaleza necesita de nuestra ayuda. Cada uno de nosotros podemos tomar el compromiso de cambiar nuestros hábitos, llevar un estilo de vida más amable con el entorno y todos sus seres. A lo mejor decidimos reducir nuestros desechos o ser más conscientes de nuestro consumo de agua. Estas pequeñas acciones son el primer paso de algo que puede ser más grande.

Cada vez existen más comunidades sustentables, que dejan atrás el Mundo Moderno, para regresar a sus orígenes; el trabajo de la tierra, el uso consciente de los recursos, el cuidado de los animales. Entre todos es posible reducir la huella ambiental, el gasto excesivo de recursos — algo que en las grandes ciudades ocurre sin darnos cuenta.

Gracias al poder de la comunidad es posible vivir con un 10% del consumo promedio de tu país, como lo hace Dancing Rabbit Ecovillage. A lo mejor no nos atrae la idea de salir de nuestras comodidades modernas para vivir en el campo, que también es válido. Igual desde las ciudades podemos actuar.

Con el poder de la comunidad se puede pedir a nuestros gobernantes leyes que protejan a los animales y, además, hacerlas valer. Con el poder de la comunidad, se puede enseñar a cada vez más gente los beneficios de elegir a la bicicleta como principal medio de transporte. Con el poder de la comunidad se puede reforestar o rescatar un área verde — de esas pocas que todavía quedan en la ciudad.

Por esto es muy importante reunirnos con personas que vayan por el mismo camino, que quieran se ese cambio que la Madre Tierra necesita, aquellas personas que han hecho cambios en sus vidas pensando en un mundo mejor. Así, en grupo, pueden intercambiar ideas para seguir en el camino, generar propuestas para reunir a cada vez más personas y compartir esa pasión por el medio ambiente.

Seguro somos varios que tenemos intereses en común; a lo mejor estamos en distintas ciudades o distintos países. Sin embargo, si tenemos un punto de encuentro, compartimos nuestros casos de éxito y asesoramos nuevos proyectos, podemos camina juntos a un futuro mejor para nuestro planeta.

Es hora de pasar de las acciones individuales para confiar en el poder de la comunidad. A formar grupos, en línea o presenciales, a compartir información. Así cada vez seremos muchos más en la misma frecuencia. El desafío está enfrente de nosotros.