Lifestyle

Dallas Safari Club cancela la subasta de la caza de un elefante

Tras las críticas recibidas el año pasado por la oferta de la caza de un rinoceronte negro, el mismo club ofreció en subasta la caza de un elefante. Afortunadamente, se ha cancelado hasta el momento.

Nunca entenderé la emoción y el orgullo que da cazar a un animal exótico. Es que no encuentro la gracia que hay en matar a un animal imponente, ni siquiera en hacerlo con tus propias manos. Tras diferentes críticas y presión de activistas, Dallas Safari Club ha anunciado que cancela la subasta de la caza de un elefante africano.

El club planeaba subastar la caza de un elefante con precio de lista de $20.000 dólares. La subasta se canceló cuando el donante retiró su donación según Ben Carter, director ejecutivo del club. Desde el año pasado el club se vio envuelto en críticas por una subasta que daba permiso para cazar un rinoceronte negro, animal en peligro de extinción.

La caza del rinoceronte fue pospuesta porque la ley no permite importar el cuerpo desde Namibia, lugar donde la cacería tendría lugar. Aunque el club se defiende bajo la premisa de que los elefantes, leopardos y leones no están en peligro de extinción según la lista de la U.S. Fish and Wildlife Service y que en algunos lugares hay sobrepoblación, la realidad es que el dinero no debería darte derecho a decidir la vida de cualquiera de estos animales.

Algunos de los premios en las subastas de este año aún incluyen una cacería de 14 días en Mozambique para un leopardo. Aunque hay lugares donde se permite la caza y las poblaciones son dentro de lo que cabe, controladas, la caza legal también alienta la cacería ilegal, un grave problema en África.

El elefante es el animal terrestre más grande y aunque efectivamente no se encuentra en peligro de extinción, está catalogado como vulnerable, esto significa que corre el riesgo de desaparecer en su hábitat natural.

A veces pienso que no estaremos contentos hasta haber acabado con el planeta, orillamos especies a la extinción destruyendo su hábitat para después cazar las poblaciones sanas que aún quedan. Claro que me encantaría tener el dinero para pagar la vida de un animal pero definitivamente lo utilizaría en algo mejor que andar disparándole a todo lo bonito que tenemos en la Tierra.

Tags

Lo Último


Te recomendamos