Lifestyle

Autoridades locales y gubernamentales en disputa por autorización de Central Termoeléctrica Parinacota

Opositores piden que la empresa renueve sus permisos de acuerdo a las exigencias medioambientales actuales y no a las de 2009, como ésta propone.

En medio de la polémica la empresa Rurelec S.A. comenzó la construcción de la Central Termoeléctrica Parinacota, ubicada en el cerro Chuño en el norte de Chile, utilizando cuatro motores que operan a fueloil pesado -un combustible derivado del petróleo- para la generación de 38 MW. El Gobierno, por su parte, ha invertido US$40 millones en este proyecto.

Este es el punto de la controversia, pues mientras la empresa y el gobierno argumentan que la central cuenta con los permisos de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) entregados en 2009, el alcalde de Arica, Salvador Urrutia, y la seremi del Medio Ambiente establecen que esos permisos debieran renovarse de acuerdo a las exigencias medioambientales que establece la ley hoy en día, y no según la de seis años atrás.

Además, los opositores a la construcción de la central agregan que la empresa realizó modificaciones al proyecto en 2012 para introducir nueva tecnología.

El diputado Luis Rocafull -quien en 2009 firmó la resolución que da luz verde al proyecto de Rurelec- declaró a El Morrocotudo que “para eso tenemos una institucionalidad que debe respetarse” y agregó: “Vamos a pedir a la Superintendencia de Medio Ambiente que revise este punto porque las exigencias hoy son mayores para la puesta en marcha de estos proyectos“.

El conflicto se agudizó mediante un comunicado en que la empresa señaló que en el 2013 había obtenido la autorización para sustituir cuatro motores que operarían con combustible “fueloil pesado” por una sola turbina que operaría con gas natural licuado (GNL). Sin embargo, diversas acciones legales ciudadanas impidieron que la propuesta se realizara de ese modo, por lo que finalmente Rurelec continuó con la construcción de la planta de acuerdo a los permisos obtenidos en 2009 y que vence el 26 de enero de 2015.

Ante tales hechos, el alcalde de la zona manifestó su rechazo rotundo a las declaraciones de Rurelec y anunció que está trabajando junto a ambientalistas, -quienes prefieren que se utilice energías renovables no convencionales- en una estrategia que impida la construcción de la termoeléctrica tan cerca de la ciudad.

En representación de la ciudadanía que espera que se paralice el proyecto, el abogado Lorenzo Morales ha interpuesto un recurso de protección contra el Servicio de Evaluación Ambiental que actualmente está siendo evaluado por la Corte Suprema.

Tags

Lo Último


Te recomendamos