Prepara un filete ruso con queso

Filete ruso con el agregado de queso y una guarnición crujiente de cebollas y papas fritas. ¡Hagamos algo rico para la cena!

Prepara en casa un exquisito filete ruso con una guarnición de cebollas y papas fritas para acompañar.

Arma tus filetes con esta mezcla de carne de ternera, papas, perejil y queso, una rica combinación de ingredientes para disfrutar. Una cena a la que puedes convocar a tus comensales amantes de la carne y el queso.

Aprende, también, a cocinar esta guarnición que puedes usar en otras ocasiones. ¡Reúne los ingredientes y ponte a cocinar!

Ingredientes

  • 400 g de carne picada de ternera
  • 100 g de papada de cerdo sin piel
  • 1 patata pequeña
  • 1 huevo XL
  • 1 diente de ajo
  • Un poco de perejil
  • 100 g de queso manchego tierno (puedes reemplazar por queso fresco, queso azul)
  • Un poco de pimienta
  • Sal

Cómo preparar un filete ruso con queso

  1. Pedir al carnicero que pique la carne de ternera junto con la papada de cerdo.
  2. Cocer la patata en un poco de agua y sal.
  3. Sacar la patata cocida a un cuenco junto con una cucharada sopera del agua de la cocción. Machacarla. Nos tiene que quedar como un puré espeso y no muy trabajado. Esperar a que se enfríe un poco.
  4.  Batir el huevo en otro cuenco.
  5. Añadir el ajo, el perejil y la pimienta picados.
  6. Echar la carne picada en el cuenco del huevo, y añadir la sal y el puré de patata. Mezclar bien.
  7. Añadir el queso cortado en dados pequeños y remover.
  8. Hacer los filetes con una cuchara sopera, cogiendo un poco de carne y dándole la forma deseada con ayuda de pan rallado —en realidad es una bola aplastada y algo alargada—. En casa siempre se han hecho más bien pequeños. Dejar reposar una hora.
  9. Freír en abundante aceite de oliva virgen extra. Dejar escurrir en papel de cocina absorbente.
  10. Para hacer la guarnición. Pelar un par de patatas hermosas y cortarlas en lonchas finas, algo más grandes que si fuéramos a hacer tortilla de patata.
  11. Pelar la cebolla y partirla en rodajas finas.
  12. Poner cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Cuando el aceite esté caliente poner a freír las patatas y la cebolla. Echar un poco de sal. Dejar que se hagan poco a poco, primero a fuego medio, y luego a fuego bajo, dándoles vueltas y vigilándolas. De este tipo de patatas cada casa tiene su truco; en la mía se hacen así.

Fuente: Webos Fritos