Madrid cierra el tráfico en el centro de la ciudad

En un área de 352 hectáreas sólo pueden transitar coches de residentes de la zona. Se espera reducir el uso de vehículos privados hasta en un 29% para 2020.

A partir del primer día de enero, Madrid ha cerrado el tráfico en las calles del centro. Esta nueva medida corresponde a los barrios de Sol y Palacio, área de 190 hectáreas por dónde sólo pueden transitar vehículos residenciales, además de motocicletas y furgonetas con carga en horarios establecidos.

Esta nueva Área de Prioridad Residencial (APR) se une a las establecidas anteriormente, en los barrios Cortes, Embajadores y Las Letras, sumando en total un área de 352 hectáreas de tráfico restringido. Así el gobierno local da un paso importante su plan de movilidad sustentable, que tiene como objetivo reducir el viaje en vehículos privados en 23% a 29% para el año 2020.

Tipo de Vehículo Horario
Residentes de la zona paso libre 24 horas
Motocicletas de 07:00h a 22:00h
Camiones de carga de 10:00h a 13:00h*
* sólo días laborables

Las personas que desobedezcan este reglamento obtendrá una multa por EUR 90€ (USD $107). La zona será vigilada por 22 cámaras de seguridad, por donde se observarán las matrículas para asegurarse que los vehículos pertenezcan a estos barrios.

Esta nueva política fue impulsada por el anterior alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón — ahora ministro de Justicia — con el objetivo de “reducir el tráfico de paso a través de los barrios y de agitación en busca de estacionamiento, al tiempo que aumentar las plazas de estacionamiento para residentes”, comentó en septiembre pasado a El País, cuando la medida fue aprobada. Sin embargo, la medida va más allá.

De acuerdo a TheCityFix, 75% de los pasajeros que viajan a su trabajo en las áreas de negocios del centro de Madrid usan vehículos privados y por lo regular se traslados solos (considerando que en promedio cada vehículo lleva a 1.1 personas). Estadísticas impactantes, ¿no lo creen?

Considerando los altos niveles de polución en la ciudad, suena lógico que se establezcan medidas para reducir la dependencia a los automóviles y así apostar por las alternativas de movilidad.

Madrid cuenta con un plan de urbanización sustentable que va por este camino: cuenta con BiciMad, un servicio de bicicletas eléctricas compartidas; busca extender en un 25% la infraestructura peatonal; tiene un sistema de parquímetros que beneficia a los automóviles eléctricos e híbridos; busca invertir en infraestructura para su servicio de autobuses y va por más.

Apenas son sus primeros pasos en esta tendencia que va tomando cada vez más fuerza en Europa. El ejemplo lo pone Helsinki con su plan de eliminar el uso del automóvil en 10 años. París y Londres quieren formar parte del movimiento asignando un día a la semana libre de autos, una propuesta que daría pie a extenderlo toda la semana.

Muy bien por estas ciudades que se están preparando para un cambio, para una ciudad más humana y libre de automóviles. El resto, ¿para cuándo?