Prepara un pan de centeno, semillas y frutos secos

La magia de hacer pan, disfrutar el proceso y el resultado. Anímate a cocinar esta delicia que se puede degustar a cualquier hora.

Ya hemos habado de preparar pan: le hace bien al corazón. Puede ser la mezcla de ingredientes, la espera a que doble su tamaño, la cocción o el disfrute final; una suma de experiencia que se aprovechan y adquieren tono de color diversos cuando añades semillas y frutos secos a la masa.

Este pan es de sabor fuerte y se agradece. Una porción es perfecta en cualquier momento, especialmente cuando quieres añadir amor culinario a un encuentro con quienes quieres. ¡Hacer pan hace bien!

Ingredientes

  • 250 gr. de harina común
  • 250 gr. de harina de centeno
  • 350 ml de agua templada aprox.
  • 100 gr. de mezcla de semillas de sésamo, semillas de girasol, calabaza y nueces
  • 25 gr. (un cubilete) de levadura fresca (o 7 gr. de levadura de panadería, aquella que viene en gránulos)
  • 1 cucharadita de sal

Cómo preparar un pan de centeno, semillas y frutos secos

  1. Disolvemos la levadura en unos 100 ml. de agua templada y en la bancada o un bowl grande hacemos un volcán con la harina de los dos tipos. Vertemos en el centro el agua con la levadura, añadimos los 250 ml. y la sal y amasamos de dentro para fuera.
  2. Cuando sea una masa manejable y elástica, hacemos una bola con ella y la colocamos en un bowl.
  3. Cubrimos con un trapo o papel film, dejamos en un sitio templado para que actúe la levadura y esperamos a que doble su tamaño (hora – hora y media aprox.)
  4. Pasado ese tiempo apretamos la masa para sacar el gas que tenga y la estiramos con un rodillo sobre un papel vegetal, espolvoreamos los frutos secos y las semillas, la enrollamos y dejamos que vuelva a levar durante otra hora en un lugar más o menos cálido.
  5. Cuando haya aumentado de nuevo su volumen, lo introducimos en el horno (porcionado o entero, como guste) precalentado a 200 ºC durante 15 minutos, bajamos a 180 ºC y lo dejamos media hora más. Sacamos y dejamos enfriar.
  6. Es un pan denso pero muy rico ¡además de sano!

Fuente: Cocinando en Marte