Lifestyle

Peces en ríos españoles presentan rastros de insecticidas dañinos para los humanos

Aunque la sustancia es dañina para el ser humano, la ingesta de peces contaminados no es tan grave para el humano como para los peces que pueden presentar diversas enfermedades derivadas de los insecticidas piretroides.

En la naturaleza todo se recicla, así que lo que utilizamos en un lugar lo vemos reflejado en otro. Los peces en los ríos de la Península Ibérica han presentado rastros de insecticidad piretroides. Este tipo de sustancia puede tener efectos neurológicos y carcinogénicos en los humanos.

Los insecticidas piretroides se utilizan comúnmente en el hogar en los productos para matar mosquitos y piojos, también es empleado en veterinaria y agricultura. Se pensaba que este tipo de insecticida no dañaría el medio ambiente ya que no son persistentes y entraron en sustitución de los antiguos pesticidas. Sin embargo, su uso prolongado e intenso hace que siempre estén presentes.

Para el estudio realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se analizaron 42 ejemplares de bagres, barbos, truchas, carpas y gobios procedentes de 4 ríos: Llobregat, Ebro, Júcar y Guadalquivir. En todas las muestras se encontraron concentraciones de piretroides.

Los niveles hallados están por encima de la mayoría de los contaminantes comunes como fármacos, productos de cuidado personal o retardantes de fuego. Así que los científicos creen que también este tipo de insecticida debería incluirse en estudios de control y calidad ambiental.

Hasta ahora no se tenía información de la persistencia de los insecticidas piretroides y esa es la principal causa de que no haya leyes ni regulaciones en su uso. La buena noticia, si se puede llama así, es que los niveles de insecticida hallados en los peces no superan los límites máximos que marca el uso en agricultuta. La mala es que al aumentar el consumo de este producto, también aumentará la concentración en los tejidos de los peces.

Las concentraciones de insecticidas piretroides en los peces no son suficientes para causar daño en los humanos por ingestión, pero los peces pueden presentar dificultades en el movimiento, afecciones cardíacas, de crecimiento y acumulación de lípidos en el hígado. Para reducir el uso de este tipo de sustancias podemos sustituirlas por insecticidas naturales que pueden ser muy eficientes y más amigables con el ambiente.

Tags

Lo Último


Te recomendamos