logo
Prepara unas galletas de nieve y arándano
Lifestyle 04/12/2014

Prepara unas galletas de nieve y arándano

Ricas galletas de temporada que te van a encantar ¡No te las pierdas!

Por : Ana Diaz

Uno de los mejores platillos de esta temporada son, sin duda, las galletas. Puede que te encanten los típicos arbolitos de navidad y hombres de jengibre que sin duda son un buen toque para esos pequeños regalos navideños.

Quizás quieras salirte un poco de la costumbre para tus próximos obsequios, por eso hemos seleccionado estas ricas galletas, que además de su gran sabor, decorarán muy bien tu mesa. ¡A disfrutar!

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Fácil
Personas | 6

Ingredientes

Para las galletas

  • 3 tazas de harina
  • 1 cdta. bicarbonato de sodio
  • 1 cdta. sal
  • 2 barras de mantequilla, ablandada
  • 1 taza de azúcar granulada
  • 1 taza de azúcar morena empaquetada
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 taza de chips de chocolate blanco
  • 1 taza de arándanos secos

Para el glaseado

  • 1 barra de queso crema, temperatura ambiente
  • 1/2 taza de chispas de chocolate blanco, derretido en el microondas o al baño maría
  • 1 cdta. extracto de vainilla
  • 2 tazas de azúcar en polvo (glass o flor)

Para adornar

  • 1 taza de arándanos secos, picado
  • 1/4 taza de chispas de chocolate blanco, derretido en el microondas o al baño maría

Cómo hacer las galletas de nieve y arándano

Precalienta el horno a 175 grados C. En un recipiente aparte, mezcla la harina, el bicarbonato y la sal hasta que estén bien mezclados. Deja a un lado.

Con la batidora eléctrica a velocidad media-alta, bate la mantequilla y el azúcar juntos hasta que esté suave y esponjosa, unos 2 minutos. Añade los huevos uno a uno, batiendo en el medio para incorporar. Reduce la velocidad a la baja, y añade poco a poco los ingredientes secos. Aumenta la velocidad a media, y sigue batiendo hasta que estén bien combinados. Agrega las chispas de chocolate blanco y arándanos, y mezcla hasta que se integren, aunque no en exceso.

Cubre la masa y deja en refrigerador durante al menos una hora. Con una cuchara redonda llena, coloca la masa en una bandeja para hornear (preparada previamente con papel encerado, dejando 5 cm entre galleta y galleta). Hornea durante 10-12 minutos, o hasta que las galletas estén doradas en los bordes.

Retire la olla, y transfiere las galletas a una rejilla para enfriar hasta que estén a una temperatura manejable. Repite este proceso con el resto de la masa hasta que termines. Antes de colocar el glaseado, asegúrate que todas las galletas estén a temperatura ambiente para evitar desastres.

Para hacer el glaseado:
Con la batidora eléctrica a velocidad media, bate el queso crema y el chocolate blanco derretido hasta que se mezclen. Es muy importante que ambos estén a temperatura ambiente para que el chocolate no se endurezca al momento de mezclar. Agrega la vainilla e incorpora hasta que se integren.

Luego, reduce la velocidad a baja y agrega el azúcar en polvo. Mezcla hasta que se incorpore todo. A continuación, utiliza una espátula de goma para raspar los lados del tazón y batir de nuevo durante 1 minuto a velocidad media hasta que el glaseado esté suave. Puedes agregar más azúcar en polvo para un glaseado más grueso.

Extiende el glaseado sobre las galletas refrigeradas. Luego espolvorea inmediatamente las galletas heladas con los arándanos secos picados. Usa un tenedor para darle la forma de rayas al glaseado.

Fuente: Gimme some oven