logo
Cómo esterilizar frascos y sellar al vacío
Lifestyle 01/12/2014

Cómo esterilizar frascos y sellar al vacío

Aprende esta sencilla técnica para conservar tus mermeladas, salsas y salmueras durante mucho tiempo. ¡No necesitas material muy difícil de conseguir!

Por : Pola Thrace

Si vas a preparar mermeladas, salsas, salmueras o cualquier alimento con la intención de conservarlo por mucho tiempo, es necesario esterilizar los frascos que usarás, y después sellar al vacío.

¡No te preocupes! Esto es más sencillo de lo que suena! Lo primero que necesitas son frascos adecuados: deben de ser de vidrio resistente al calor y tener tapas de rosca con un aro de goma por dentro.

Ten en cuenta de que debes servir tus preparaciones todavía calientes en los frascos recién esterilizados, así que lo ideal es esterilizarlos mientras cocinas.

Aquí tienes el paso a paso.

1. Lava

Si estás reutilizando frascos de salsa, mayonesa, etcétera, lo primero es estar bien seguro de que no tienen residuos, lo mejor es usar jabón. Puedes aprovechar para quitar bien las etiquetas.

2. Hierve

Debes colocar los frascos con la boca hacie arriba en una olla profunda y cubrir por completo con agua, mínimo 2.5 cm por encima de ellos. Coloca alrededor las tapas y comienza a hervir

Deben hervir a borbotones durante 10 minutos mínimo.

3. Retira con cuidado

Usando pinzas, saca los frascos y colócalos sobre una servilleta de papel limpia, con cuidado de que ésta sea lo único con lo que entren en contacto.

4. Rellena

Recuerda que tu mermelada, salmuera o salsa debe seguir caliente. Limpia con cuidado la boca de los frascos para que no queden restos de comida que pudieran impedir que cierre bien.

5. Tapa

Con las pinzas, coloca las tapas en tos frascos, y usa una servilleta de papel limpia para no tocarlos directamente cuando las enroscas.

6. Sella

Regresa a la olla profunda, de preferencia sobre una rejilla para que el calor del fondo no cocine el contenido de los frascos, cubre de nuevo con agua y hierve por 10 minutos más.

7. ¡Déjalos en paz!

Retira los frascos y colócalos sobre una servilleta de papel limpia. Es muy importante que no los muevas durante 24 horas, o no quedarán sellados al vacío.

Notarás que las tapas están un poco “infladas”, esto es una buena señal. Una vez que hayan reposado bien, ya puedes moverlos, envolverlos para regalo, regalarlos esta Navidad, etcétera.

*

¡Manos a la obra!