Lifestyle

Más de 60 especies de aves han sido registradas en Puerto Ibáñez, en Aysén

Representan un 30% del total de las especies de aves presentes a nivel regional.

A 116 kilómetros al sureste de Coyhaique se encuentra la localidad de Puerto Ingeniero Ibáñez o Puerto Ibáñez. Este lugar, situado en la cuenca baja del río Ibáñez, cuenta con numerosas especies de aves. Desde el cóndor (Vultur gryphus), flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis), cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus), pato quetro volador (Tachyeres patachonicus) hasta el pato real (Anas silibatrix), son algunas de las 60 especies identificadas de la zona.

Para lograr este registro, el ingeniero en conservación de recursos naturales de la Universidad Austral de Chile, Javier Godoy Güinao, se ha dedicado a estudiar las aves de este sector por más de un año y medio, con el fin de aportar al conocimiento, valoración y divulgación de la biodiversidad en la región.

Según explica Godoy, la información sistematizada sobre la biodiversidad y el patrimonio natural de este lugar es escaso o prácticamente nulo.

Gracias al trabajo del investigador se lograron identificar más de 60 aves. “Lo que representa un 30% del total de las especies de aves presentes a nivel regional. Si del total de aves de la región descontamos las aves marinas, Puerto Ibáñez registra al menos el 40% del total de aves documentadas para la región de Aysén”, explica Godoy.

“El pato real por ejemplo, o también llamado pato picaso por la gente de la localidad, se distribuye desde Vallenar hasta Tierra del Fuego. Habita preferentemente lagos, lagunas, vegas y ríos, y de acuerdo a la época del año vive en parejas o en bandadas. En Puerto Ibáñez hemos registrado esta especie tanto en invierno como en verano, a lo largo de toda la costanera del lago”, agrega Godoy.

Asimismo se han avistado varias especies de aves que se encuentran en alguna categoría de conservación, “incluso en época estival reside una población de Cisnes coscoroba (Coscoroba coscoroba), especie actualmente catalogada en peligro de extinción a nivel nacional”.

Sin duda, el trabajo del Godoy junto a la colaboración de Juan Carlos Llancabure (ingeniero forestal), y con el apoyo de estudiantes y profesionales pertenecientes a la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales, Universidad Austral de Chile, ayudará enormemente a futuros estudios desarrollados en la zona, además de contribuir a la conservación a la divulgación de las ciencias.

Tags

Lo Último


Te recomendamos