San Francisco reconoce los derechos de las ballenas y delfines

La resolución establece su libertad al cautiverio sin restricciones en su ambiente natural.

En un fallo histórico, el pasado miércoles la Junta de Supervisores de San Francisco aprobó una medida que vela por el derecho a vivir en libertad a los cetáceos.

La resolución establece con claridad que estos animales merecen “ser libres de la cautividad, y permanecer sin restricciones en su ambiente natural”.

Entre las razones de esta decisión, la junta citó las complejas capacidades intelectuales y emocionales de los cetáceos, así como el estrés psicológico y su alta tasa de mortalidad causada por el cautiverio en los parques marinos como los de SeaWorld.

Este falló inédito es el primero en su tipo en los Estados Unidos contando como precedente que el Control Animal de San Francisco y el Comisionado de Bienestar Russel Tenofsky levantara este tema a la comisión a principios de año.

Puede ser el primero de su clase, pero la resolución de San Francisco no es el primer intento por proteger a los cetáceos en cautiverio. En marzo, un Comité del Senado de Nueva York aprobó la llamada “ley Blackfish (por el documental) para prohibir la instalación de parques marinos con orcas en cautiverio en el estado.

En junio, el Congreso de Estados Unidos aprobó por unanimidad una ley para proteger las orcas en cautividad y otros mamíferos marinos.

Sam Berg, ex entrenador de SeaWorld que apareció en el documental “Blackfish”, dijo a The Dodo que la medida podría conducir a “una prohibición total de ballenas y delfines cautivos en los EE.UU.”