Cómo preparar el bizcocho de pera y canela

El té siempre tiene mejor sabor si lo acompañas con un suave bizcocho. ¡Ameniza la tarde con algo rico!

Algo básico y simple es también muy delicioso. Agrada tener una porción de este ejemplar en la mano mientras degustas un té, compartiendo sabores, conversaciones, logrando que una tarde tenga los gramos justos de dulce.

En este caso el bizcocho que puedes hacer para encantar tu tarde es de pera y canela. No requiere mayores ingredientes e instrumentos para hacer esta masita esponjosa con buen sabor. Llévalo de regalo, disfrútalo con tus amigas/as o encanta tu paladar. Para cocinar algo rico no hay excusas, ¡anímate y disfruta de la mezcla de ingredientes!

Ingredientes

  • 1 yogurt natural
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de harina tamizada junto con 8 gramos de levadura para bizcochos
  • 3 cuartos de medida de aceite de girasol
  • 3 huevos XL
  • una pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 pera madura

Cómo preparar el bizcocho de pera y canela

  1. Poner los huevos y el azúcar en un recipiente, hondo y alto (para evitar llenar toda la cocina de salpicaduras), y con batidora y las varillas, batir hasta que triplique el volumen (en algunas recetas se montan primero las yemas con el azúcar y las claras por separado, pero yo no he llegado a encontrar diferencia).
  2. Batiendo a velocidad baja (la más baja que tenga la batitora), añadir la sal,el yogur y la canela y cuando se hayan incorporado completamente parar la batidora.
  3. Incorporar la harina, con movimientos envolventes (no necesariamente suaves), y cuando esté totalmente incorporada añadir el aceite, y remover solo hasta que esté integrado.
  4. Encamisar (untar de mantequilla y espolvorear con harina) un recipiente que pueda ir al horno ( no tiene que ser necesariamente un molde para bizcochos) y verter la masa.
  5. Pelar la pera, y laminar muy fina, dejándola caer suavemente encima de la masa.
  6. Precalentar el horno a 180º, meter el molde, dejar cocer unos 40 minutos. A partir de los treinta ya podemos abrir el horno y pinchar para ver si nuestra brocheta sale limpia.
  7. Dejar reposar en el molde unos 15 minutos, y luego desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Fuente: Al calor del horno