La demanda de cuerno de rinoceronte disminuye más de 33% en Vietnam

Gracias a una poderosa campaña de información, cada vez menos personas creen en el mito de sus propiedades medicinales.

Los vietnamitas han disminuido la demanda de cuerno de rinoceronte en más de un tercio en el último año. Esto arrojó una encuesta, realizada por Nielsen para Humane Society International (HSI) y la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que evalúa la efectividad de la campaña de sensibilización que busca disuadir a la gente de comprar y consumir un mito.

En Asia, el cuerno de rinoceronte es bien cotizado; preciado por sus supuestas propiedades medicinales — por algo le llaman el elixir de los millonarios —. Vietnam es un mercado clave en su comercio, por lo cual se lanzó la campaña para eliminar falsas creencias y mostrar los efectos de esta actividad que está diezmando a la especie.

Tras un año de campaña informativa, que incluyó paradas de autobuses, grandes anuncios, hasta un libro infantil titulado I’m a Little Rhino, estos son los resultados:

  • Sólo el 2.6% de la población en este país asiático continúa comprando y usando cuerno de rinoceronte.
  • Lo anterior significa una disminución de 38%, en este último año.
  • Ha disminuido en un 25% las personas que creen que el cuerno de rinoceronte tiene propiedades medicinales.
  • Por otro lado un 38% de la población todavía cree que puede tratar enfermedades, como cáncer y reumatismo.
  • La campaña se realizó en Hanoi, la capital, a través de negocios, universidades, escuelas y grupos de mujeres.

El tráfico de especies animales es el tercer negocio ilícito más importante del mundo. De acuerdo con INTERPOL y PNUMA, es uno de los crímenes ambientales que financian a grupos terroristas en África. En el caso de los rinocerontes, ha llevado a la especie al borde de la extinción.

Aún considerando todos estos datos, la cacería de estos animales continúa arrojando números alarmantes. En 2007, Sudáfrica registró la muerte de 13 rinocerontes; en 2013 se contabilizaron 1,004 ejemplares y, en este año, suman 821 casos — y todavía nos quedan un par de meses para despedirnos de 2014.

Lo que ocurre en Vietnam es un ejemplo de éxito, de una campaña bien dirigida y ejecutada, para la conservación de los rinocerontes. Valdría la pena replicarla en otros países, más tratándose de mercados poderosos, como China.

Es un gran reto que requiere el compromiso de ciudadanía, gobiernos, instituciones y organizaciones. Trabajando en conjunto será posible.