Prepara las mordidas de cheesecake y frambuesa

Un postre sin hornear que encantará tu paladar.

Una de las mejores cosas al preparar un postre especial, es que se pueda realizar de manera rápida y que de todas maneras quede delicioso. Claro, postres más elaborados como el pay de calabaza nos fascinan, pero siempre encantan aquellos que se preparan en poco tiempo; y, lo que es mejor, ¡sin hornear!

Si te encanta el cheesecake y todos los tipos de moras, esta fácil y rápida receta será tu secreto culinario favorito.

Tiempo de elaboración | 2 horas
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes:

  • 1⅓ tazas de frambuesas frescas
  • 225gr de queso crema, suavizado
  • 2 cucharadas de azúcar en polvo o granulada
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 taza de cobertura de crema Chantilly
  • ½ taza de migajas de galletas

Cómo hacer mordidas de cheesecake y frambuesa

Forra una bandeja para hornear con papel encerado y déjala a un lado. Coloca el queso crema en un bol con el azúcar y la ralladura de limón y mezcla con una batidora de mano. Añade la frambuesa y revuelve para combinar, permite que las frambuesas se rompan e incorpora en el queso crema.
Añade la crema de batir y revuelve con una cuchara o espátula, hasta que estén combinados.

Deja la mezcla en el congelador durante 2 horas. Coloca las migas de galleta en un tazón pequeño. Saca la mezcla de pastel de queso con una cuchara pequeña y ésta porción la haces rodar en las migas de galleta (como empanizando). Acomoda las bolitas sobre la hoja de papel encerado.
Refrigera por un par de horas en el congelador hasta que estén firmes.

Cuando esté listo para servir, deja reposar durante 5 minutos a temperatura ambiente para llegar a la firmeza deseada.

¡Sirve y disfruta!

Fuente: Cakes Cottage