Tabiques de paja comprimida

Dentro de la modalidad de construir con paja se han encontrado diferentes alternativas para diferentes necesidades, como utilizar los fardos completos, los muros de bajareque, los paneles prefabricados y los bloques. Sobre estos últimos te hablaré hoy.

La Bioconstrucción se basa en aprovechar los elementos naturales de origen vegetal con un mínimo proceso para edificar casas ecológicas sustentables. Construir con paja ya no es un sueño, sino una realidad, así como una gran opción para todo tipo de edificación.

Una compañía llamada Oryzatech establecida en EEUU fabrica los tabiques de paja comprimida. La paja procesada de esta manera, debido a que es compacta, hace fácil el ajuste entre sí. Además, claro, este diseño permite que los tiempos de construcción se reduzcan. Las medidas de cada pieza son 12 pulgadas x 12 pulgadas x 24 pulgadas y pesan aproximadamente 15 kilos.

blockpaja3.jpg

Oryzatech

Esta compañía trabaja a través de un proceso a escala para una producción de baja energía en la fabricación de dichos bloques.

Estos bloques se pueden empotrar, además son resistentes al fuego, tienen gran capacidad de aislamiento térmico y absorben dióxido de carbono. Los huecos actúan para estabilizar las conexiones y proveen de un paso para fijar las paredes a los cimientos, también permiten pasar cables y tubería por los conductos formados, para no tener que romperlos (pero en caso de tener que hacerlo, puede utilizarse una sierra manual).

Todos los materiales oponen resistencia a la temperatura, pero algunos es mayor medida que otros. Algunos muy baja, como los metales; algunos media como los materiales de construcción (yesos, ladrillos, morteros). Aquellos materiales que ofrecen una resistencia alta, se llaman aislantes; por ejemplo ejemplo las lanas minerales, las espumas plásticas derivadas del petróleo, el papel usado, la lana de oveja, las virutas de madera, los fardos de paja, el corcho natural, etcétera.

Otro factor importante sobre este producto, es la resistencia a sismos. La Universidad Politécnica de California ha probado estos bloques compactos, y encontró que tienen gran resistencia ante sismos, mejor que los marcos de madera, y son menos frágiles que las paredes de concreto.