Prepara una sopa cremosa de pollo y tallarines

¿Más alegría en tu mesa? Con esta deliciosa combinación dejarás a todos/as felices.

El caldo de pollo es en definitiva, el platillo reconfortante por excelencia, y combinado con tallarines siempre puede serlo mucho más. Pero, ¿qué tal si combinamos esos elementos, de por si ya muy buenos, y además le agregamos cremosidad?

Las sopas cremosas son siempre bien recibidas, si están en el menú o a la mesa es razón de celebración. Ahora combina todos esos elementos y tendrás esta maravilla.

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 5

Ingredientes

  • 2 tazas de tallarines de huevo medianos secos
  • 1 libra de pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  • 1 1/2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 1/2 tazas de cebolla amarilla picada
  • 1 1/3 tazas de zanahorias picadas
  • 1 1/3 tazas de apio picado
  • 3 dientes de ajo, picados
  • 2 latas de caldo de pollo bajo en sodio, o 450ml
  • 3 cucharadas de perejil fresco picado
  • 2 hojas de laurel
  • Sal y pimienta recién molida negra al gusto
  • 1/4 taza de mantequilla
  • Un cuarto de taza + 2 cucharadas de harina para todo uso
  • 2 1/2 tazas de leche
  • Un tercio de taza de crema de leche

Cómo hacer sopa cremosa de pollo y tallarines

Prepara los tallarines según las instrucciones del paquete y quítales el agua. En una olla grande, calienta 1 cucharada de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla, la zanahoria y el apio y saltea hasta que estén tiernos, alrededor de 3 – 4 minutos, a continuación, añade el ajo y sofríe por 1 minuto más.

Añade el caldo de pollo, el perejil, las hojas de laurel y sazona con sal y pimienta al gusto. Agrega las pechugas de pollo y hierve la sopa a ebullición a fuego medio-alto. Reduce el fuego a medio, cubre con la tapa y deja que la sopa se cocine hasta que el pollo se cueza totalmente, unos 10 – 15 minutos más (el tiempo de cocción variará dependiendo del grosor de las pechugas de pollo).

Retira el pollo y deja reposar durante 5 minutos, luego corta en pequeños trozos de tamaño de bocado. Derrite la mantequilla en una cacerola mediana a fuego medio, agrega la harina y cocina, revolviendo constantemente, por 1 1/2 minutos. Bate mientras añades lentamente la leche y haciéndolo vigorosamente para suavizar protuberancias (te puede tomar un rato). Bate la crema y llevar la mezcla a ebullición, revolviendo constantemente. Vierte la mezcla de leche con la de la sopa de pollo y añade la pasta. Sirve caliente con pan fresco o galletas si lo deseas.

Fuente: Cooking Classy