Lifestyle

Monsanto regresa a Vietnam

Monsanto trae amargos recuerdos en Vietnam por el uso del Agente Naranja durante la guerra.

El gobierno de Vietnam le ha abierto las puertas a la transnacional Monsanto para cultivar cuatro diferentes tipos de maíz transgénico que alimentarán en un principio al ganado de la región y posteriormente a la población humana.

El especialista Le Hoy Ham, director del Instituto de Agricultura y Biogenética de Vietnam, asegura que esta es la puerta por donde entrará la producción masiva de transgénicos a su país.

Se estima que para 2020 entre el 30 y el 50 por ciento de los campos agrícolas serán de este tipo, y que con este tipo de medidas se podrán reducir las importaciones de maíz al país que son de 1.5 millones al año, así como también poder garantizar la alimentación de 90 millones de vietnamitas, aunque los especialistas digan lo contrario.

“La tecnología de los transgénicos ha dado unos rendimientos muy por debajo de lo esperado a lo prometido y cada vez más países se están dando cuenta”, declara Angelika Hilbeck, científica del Instituto Federal de Tecnología de Zurich

La interacción entre Monsanto y Vietnam es vieja y acarrea recuerdos amargos. Todo empieza con la guerra de Vietnam en 1961 cuando los EE.UU. usan el denominado Agente Naranja como defoliante (producto que hace que se caigan las hojas de las plantas) y como herbicida (producto que mata plantas de forma específica) para poder lograr objetivos militares.

El uso del agente naranja ha tenido un efecto tan devastador que después de 50 años siguen naciendo niños con malformaciones debido al contacto de las personas con este químico.

Se estima que alrededor del mundo 400 mil personas fueron asesinadas y que 500 mil niños han nacido con malformaciones debido al agente naranja  y que sólo entre Laos y Camboya fueron rociados 76 millones de litros.

Que el gobierno actual de Vietnam acepte de nuevo a Monsanto para que maneje sus campos parece una contradicción en sí misma para muchas personas, sobre todo para los voluntarios de la Asociación Vietnamita de Víctimas del Agente Naranja (VAVA) que trabajan atendiendo a los niños con malformaciones.

Las decisiones que se han tomado respecto a la plantación de transgénicos en cada país han sido variadas y aunque la gran mayoría de instituciones de investigación y asociaciones civiles se muestran en contra de ellos, parece que a los gobiernos la idea de alimentos más baratos de forma masiva siempre les convence.

Tags

Lo Último


Te recomendamos