Lifestyle

ONG vincula a grandes marcas de ropa con granjas que maltratan conejos

Grandes marcas de ropa compran piel de conejo a empresas curtidoras españolas que utilizan métodos crueles contra los animales.

La industria de la moda y alta costura se caracteriza por sus finos y exclusivos materiales. Hay prendas que a simple vista parecen sacadas de un sueño pero si te acercas un poco más, puedes ver la pesadilla que se encuentra detrás de su fabricación. La organización Igualdad Animal ha organizado una campaña para detener la venta de prendas con piel de diferentes marcas exclusivas que compran a curtidoras y mataderos españoles que han sido denunciados por incumplimiento a normas de higiene y sanidad.

Marcas como Armani, Burberry, Diane Von Furstenberg, Dior, Louis Vuitton, Marc Jacobs e Yves Saint Laurent, están en la lista de clientes de estos mataderos que además de criar conejos en las peores condiciones, terminan con sus vidas de las maneras más crueles que te puedes imaginar.

El cofundador y coordinador internacional de Igualdad Animal, Javier Moreno, explica que investigadores encubiertos documentaron en los últimos 2 años las condiciones en las que trabajan 74 granjas y 4 mataderos españoles de conejos. Los vídeos obtenidos de la investigación fueron publicados en mayo de este año y esta semana.

Se puede ver cómo los conejos se crían en condiciones precarias, se les hacina en pequeñas jaulas de metal y se les mata sin aturdimiento previo. Cuando están enfermos se les deja sin cuidados hasta que mueren y cualquier parte de la granja sirve para acabar con su vida. Incluso moribundos son lanzados a contenedores llenos de cadáveres.

El vídeo también muestra entrevistas con los responsables de 2 importantes curtidoras de piel en el que mencionan a sus clientes. Francisco Cuberes de Curticub afirma que él no ha dado autorización para ser grabado y que probablemente sea un “montaje”. Lidia Nogue de Galaico Catalana, quien fue entrevistada por teléfono pero la compañía afirma que es una consultora comercial y que no está autorizada para hacer declaraciones.

Suponiendo que nada de esto fuera verdad, asumir el hecho de que crían animales para obtener su piel y su carne es ya de por sí un acto egoísta. No necesitamos prendas hechas de piel y mucho menos hacer sufrir a un animal para fabricar un producto de lujo. M

atar animales para satisfacer nuestra vanidad es razón suficiente para pedir a la gente y a las grandes marcas de moda que replanteen sus estándares y apuesten por una moda ética.

Tags

Lo Último


Te recomendamos