Lifestyle

Conoce el origen del pay de manzana

¿Sabes cómo se relaciona el pie de manzana y el Baklava? Entre relatos y dulces descubre una exquisita historia que te conquistará.

La palabra “Strudel” viene del alemán antiguo y significa espiral o remolino, haciendo alusión a la forma que se le daba en sus orígenes, que datan de bastante tiempo atrás: 1696. La receta original se encuentra en la biblioteca de Viena y fue escrita a mano, aunque no se conoce el autor. Como postre, tomó popularidad en el siglo XVIII, en la era del imperio de Habsburgo (1278-1780).

La cuisine austriaca es lo que hoy en día llamaríamos una fusión entre la turca, suiza, francesa, alemana, italiana, checa, polaca, croata, slovenia, eslovaca, serbia y judía. Esto tiene que ver con la expansión del imperio. El strudel se relaciona al imperio Otomano y a su famosa Baklava (sí, como en la película de Aladdín). Llegó a Austria por medio de la cocina turca y de Hungría.

Aunque a este pastel se relaciona con la cocina austriaca, en realidad es tradicional en toda el área del imperio austro-húngaro. En estos países, el pay -pie- de manzana es el strudel más conocido. Junto con la milanesa y el Tafelspitz, son los platillos nacionales. Aunque bueno, ya sabemos la historia de la milanesa.

Baklava

Se trata de un pastelito elaborado con pasta philo con nueces picadas que se mantiene unido por medio de miel. Aunque su historia tampoco está muy documentada, se cree que fue creado en el palacio de Topkapi en Estámbul, ya que era una tradición musulmana en Asia central preparar panes que llevaban capas. Solían presentarle charolas de Baklava al sultán a la mitad del Ramadán, un mes de ayuno y sacrificio para los profesantes de esta religión. Aunque otras fuentes, hablan de que el Baklava era un postre ya presente entre las delicias turcas desde el siglo XIII, quizás influencias provenientes de las culturas romanas y griegas.

Sin importar si sus orígenes se remontan mucho más allá, y como ya te hemos enseñado la receta del pay de manzana, preparemos un rico Baklava.

Ingredientes

  1. 1 paquete de pasta phyllo de 16 onzas
  2. 500 gr de nueces picadas
  3. 1 taza de mantequilla
  4. 1 cucharadita de canela molida
  5. 1 taza de agua
  6. 1 taza de azúcar blanca
  7. 1 cucharadita de extracto de vainilla
  8. 1/2 taza de miel

Cómo hacer Baklava

Precalienta el horno a 175 grados C. Engrasa el fondo y los lados de un molde de 9×13 pulgadas. Pica las nueces y mezcla con la canela. Deja a un lado. Desenrolla la pasta phyllo. Corta para ajustarse al molde. Cubre con un paño húmedo para evitar que se seque. Coloca dos hojas de masa en el molde, con mantequilla en el fondo. Repite hasta que tengas 8 hojas en capas.

Espolvorea 2 – 3 cucharadas de mezcla de frutos secos en la parte superior. En la parte superior agrega dos hojas de pasta, mantequilla y frutos secos
Con un cuchillo afilado corta en diamante o formas cuadradas todo el camino hasta la parte inferior del molde. Corta en 4 filas largas el hacer cortes diagonales. Hornea durante unos 50 minutos hasta que baklava esté dorado y crujiente.

Realiza la salsa mientras baklava se hornea. Hierve el azúcar y el agua hasta que el azúcar se derrita. Agrega la vainilla y la miel. Cocina fuego lento durante unos 20 minutos.
Retir baklava del horno y agrega la salsa por encima. Deja enfriar. Sirve en conitos de papel encerado para cupcakes y deja congelar.

Fuente: Allrecipes

Tags

Lo Último


Te recomendamos