Perrita sobrevive a misteriosa enfermedad gracias a innovador tratamiento

Con sólo 11 meses de edad, la labradora sufrió una insuficiencia renal producida por el poco conocido Síndrome de New Forest.

Alba, una perrita labradora de Londres, tenía sólo 11 meses cuando una terrible enfermedad la puso al borde de la muerte: el Síndrome de New Forest. Este misterioso mal que ya ha afectado a más de 50 mascotas en Reino Unido (causándoles la muerte a todas), produce una grave insuficiencia renal que arrebata la vida en cosa de horas.

12660x550.jpg

dailymail.co.uk

De la enfermedad poco se sabe hasta ahora. En un primer momento se pensó que podía tratarse de la enfermedad “Alabama Rot”, cuyos primeros casos se dieron a conocer en Estados Unidos y que tiene relación con la bacteria de la Escherichia coli. Sin embargo, los casos presentados en Reino Unido no presentaban la bactería, por lo que se concluyó que este nuevo síndrome  tendría que ver con una toxina presente en el suelo que ingresa al torrente sanguíneo a través de las patas.

23660x550.jpg

dailymail.co.uk

Luego de ir al veterinario, a Alba no le dieron más de unas horas de vida. Sin embargo, Dan Chan, especialista del Hospital de Reina Madre, en Londres, les dio a sus dueños la opción de someterla a una innovadora operación de ocho horas a la que ya habían sido sometidos otros perros antes sin poder sanarlos. Al no existir otras posibilidades, ellos accedieron.

El procedimiento, conocido como plasmaféresis, consiste en filtrar la sangre de los agentes patógenos, similar a como lo haría una diálisis. Un tratamiento que ha sido efectivo en seres humanos desde la década de los 50, pero que en animales nunca antes dio resultado… hasta ahora.

Para la felicidad de sus dueños y de la ciencia, Alba sobrevivió a la operación, convirtiéndose así en el primer perro en sobrevivir al Síndrome de New Forest  y en responder al  tratamiento.

42660x550.jpg

dailymail.co.uk

‘Estamos en etapas muy tempranas para comprender el proceso de esta enfermedad. Alba fue muy afortunada, porque su riñón aún no estaba por completo destruido, y  además era joven y lo suficientemente sana como para recuperarse”, explicó Chan.

En la actualidad, Alba crece sana y feliz junto a su familia, lo que significa un verdadero logro para la medicina veterinaria, que al fin ha podido dar con la fórmula para combatir una enfermedad de la que poco y nada se sabe.