La importancia de los vegetales perennes y silvestres en la alimentación

Muchas de las mal llamadas “malezas” son plantas que pueden ser consumidas por el ser humano.

En la zona centro y sur de Chile existe un sinnúmero de vegetales silvestres con distintas propiedades alimentarias que pueden ser consumidos por las personas. Según el portal especializado en esta materia, Bosques Disfrutables, en varias zonas del centro aparece el diente de león (Taraxacum officinale), ortiga (Urtica urens), malvas (Malva spp.), romaza (Rumex crispus), ñilhue (Sonchus oleraceus), el yuyo (Brassica nigra) y rábano (Raphanus raphanistrum), todos vegetales comestibles.

Según la misma fuente, la abundancia de estas plantas silvestres permiten, incluso, que uno pueda provisionarse de toda la verdura necesaria con solo recolectar estas plantas perennes.

Un ejemplo de esto es el berro, que es un brote que hace pocos años se ve en las ferias, vegas y grandes supermercados, y que sin embargo tiene sus orígenes de forma silvestre en estas tierras.

Subiendo a la cordillera de Linares se puede disfrutar de los brotes de coligüe (Chusquea culeou), vinagrillo (Rumex acetosella), brotes del helecho costilla de vaca (Blechnum chilense), y si eres afortunado encuentras creciendo el cilantro del cerro (Sanicula graveolens) bajo los robles en primavera.

Cuál es la importancia de estas plantas para el consumo humano

sdc13651660x550.jpg

Las plantas silvestres poseen en promedio una mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales que las plantas convencionales que acostumbramos a comprar en la feria. La razón de esto se basa en que la mayoría de los vegetales anuales han sido intensamente reproducidos y seleccionados con el criterio de lograr altas producciones y otros intereses comerciales. Lamentablemente su valor nutricional no ha sido una prioridad por lo que se ha ido desvaneciendo con el tiempo.

De la misma forma, las plantas perennes silvestres, al no ser intensamente cultivadas retienen la mayoría del valor nutricional. De hecho la gran mayoría de las plantas perennes en el bosque comestible han sido traídas desde su estado salvaje.

Otra razón de por qué las plantas perennes y silvestres son más nutritivas es que sus profundas raíces son capaces de explorar el subsuelo rico en minerales de manera más eficiente que las plantas de corta vida y raíces superficiales.

Otra ventaja es que los vegetales perennes viven por lo menos tres años, algunos hasta dos décadas, y es fácil propagar muchos de ellos de manera vegetativa o por división de raíces.