Cómo preparar las almejas en salsa de tomate

No sólo necesitas almejas y la salsa de tomate, cuenta con tu pan preferido para untar la salsa y aprovecharlo todo.

Cocinar las almejas de otra manera nos permite dar nuevos tonos de sabor al paladar. Cambiar desde los clásicos -y siempre exquisitos- al limón o a la parmesana y elegir otra técnica culinaria, por ejemplo, con salsa de tomate; una opción que previamente llevó las almejas a una cacerola donde abrieron al vapor del vino blanco, ¡una maravilla!

Además de buen sabor, en este receta destaca la salsa que se puede disfrutar con pancito, el que sea tu preferido. Todo se aprovecha, ¡y con qué gusto!

Ingredientes

  • 500 grs de almejas
  • 1 cebolla mediana
  • 1 ajo
  • 150 ml de vino blanco o jerez
  • 50 ml de agua
  • 100 ml de tomate frito casero
  • sal
  • aceite de oliva
  • laurel
  • perejil
  • mucho pan

Cómo preparar las almejas en salsa de tomate

  1. Lavamos las almejas, y las ponemos en agua con sal, durante unos 30 minutos, para que suelten la tierra que les pudiera quedar.
  2. En una cacerola baja, y amplia, ponemos el vino blanco, la hoja de laurel y el agua. Cuando la mezcla empiece a humear, vamos poniendo las almejas de forma que no estén amontonadas, si no que solo cubran el fondo del recipiente.
  3. En cuanto abren por el calor, las retiro y las paso a una fiambrera, y voy poniendo más en la cacerola hasta que están todas abiertas.
  4. Colar el caldo que nos queda con un paño de lino, y reservar.
  5. Tapar el recipiente donde están las almejas abiertas, para que no se sequen en exceso.
  6. En una sartén amplia ponemos a calentar aceite suficiente para tapar el fondo, cuando está caliente echamos el ajo y después de unas vueltas la cebolla. Ponemos un poco de sal, y dejamos dorar ( sin dejar de remover, a fuego vivo).
  7. Cuando la cebolla y el ajo están dorados, retiramos el recipiente del fuego, y ponemos ambos ingredientes escurridos de aceite en el vaso de la batidora, junto con el caldo reservado. Batimos y dejamos fino.
  8. Ponemos el batido en la sartén donde dejamos el aceite y añadimos el tomate frito. Removemos y dejamos reducir, de 3 a 4 minutos para que se concentre el sabor ( a fuego vivo).
  9. Pasado ese tiempo, ponemos las almejas en la salsa, removemos, y dejamos el tiempo suficiente para que las almejas se calienten y se empapen del sabor de la salsa. Espolvoreamos con perejil picado, justo antes de servir.
  10. Las almejas están de lujo, pero lo mejor es la salsa, ¡ideal para mojar con pan!

Fuente: Al Calor del Horno

Foto referencia.