La desinformación en torno al tiburón [Ser Consciente]

La semana del tiburón surgió para generar consciencia y proteger a estos animales… 26 años después, su propósito ha cambiado.

A veces confundimos la ficción con la realidad, algo que genera mitos y una mala reputación al sujeto en cuestión. Ocurrió con Jaws, en 1975, cuando Steven Spielberg puso como el malo de la película a un tiburón blanco — que cariñosamente recibió el nombre de Bruce —. A partir de ahí, los tiburones no se vieron con la misma cara.

Para reivindicar la imagen de los tiburones — esos “insaciables come gente del mar” —, Discovery Channel comenzó una tradición que se mantiene hasta nuestros días: SharkWeek o la semana del tiburón. Sin falta, desde 1988, se dedica una semana de programación a este grande del mar, algo que poco a poco se ha desvirtuado.

SharkWeek ha crecido de tal forma que muchos se enganchan en la misma ola — ya saben, el dichoso marketing y las tendencias —. Lamentablemente el contenido generado para eso, “generar consciencia y respeto” al tiburón, se convierte en una oportunidad de ofrecer contenido amarillista, fantástico o alarmante, contenido simplemente de entretenimiento.

Existen cuatro casos puntuales de falsos documentales transmitidos en Discovery Channel, dedicados a estos majestuosos animales. Producciones que, en lo personal, no tendrían lugar en la programación de un canal serio, dedicado a la ciencia y a la tecnología.

  • Megalodon: The Monster Shark Lives. Sobre un ataque ocurrido en las costas de Sudáfrica y la identificación del depredador; el “equipo de expertos” concluyó que se trataba de un tiburón prehistórico.
  • Shark of Darkness: Wrath of Submarine. Un caso que se desarrolla en el mismo sitio que el anterior, sólo que se trata de un tiburón blanco de nombre Submarino. Se advierte que se trata de una dramatización, pero no es claro a que se refiere.
  •  Monster Hammerhead. Que habla sobre un legendario tiburón martillo que, se dice, merodea las costas de Florida desde hace 60 años.
  •  Voodoo SharkSobre un mítico y monstruoso tiburón voodoo llamado Rookin.

Todos estos supuestos documentales presentan a “científicos expertos” en el tema. Unos sí lo son de verdad y se prestan a este tipo de producciones; otros son actores que se hacen pasar por estudiosos del tema, para dar cierto peso a los hechos que presenta la investigación.

Al final, en lugar de generar consciencia, Discovery y otros canales especializados ofrecen contenido de entretenimiento sin importar que la audiencia lo haga pasar como un hecho. En otras palabras, SharkWeek vive de puras mentiras que mantienen la imagen del tiburón sanguinario. ¿Dónde queda, entonces, el propósito de la semana del tiburón?

Este no es sólo un caso aislado pero, quizá, el más preocupante por el origen de la programación. Hay otras producciones de la misma compañía que hasta crean situaciones que ponen en peligro a los animales, sólo para entretener — como el caso de Call of the Wildman, del que comentamos hace unos meses.

Al final, cada uno de nosotros tenemos el poder de apagar el televisor y encontrar mejores fuentes de información acerca de los tiburones, en este caso. Si queremos generar consciencia, entonces, busquemos los hechos con los expertos en la materia. ¿Seguirá esa tradición que se plantea en una doble moral?