Leche de cabra, novedosa y saludable opción nutritiva

La leche de cabra es muy nutritiva y posee bajos niveles de lactosa, por lo que se presenta como una excelente alternativa frente a la tradicional leche de vaca.

Por ser más parecida a la leche materna humana, desde hace un tiempo que la gente está prefiriendo comprar leche de cabra en las tiendas naturales, ya que se digiere mucho mejor. Además, es ideal para quienes padecen alergias alimentarias y es altamente recomendable para los niños y adultos mayores.

Es un alimento para ayudar en anemias, disminuir el colesterol y compatibilizar en la diabetes. Contiene un 1% menos de lactosa que la leche de vaca y más oligosacáridos que actúan en el intestino grueso ayudando a generar una flora probiótica que sirve para eliminar bacterias. Otro de sus beneficios es que mejora la formación ósea y previene enfermedades neurodegenerativas.

lechedecabra.jpg

Klearchos Kapoutsis/ Flickr

Los glóbulos o gotitas de grasa de la leche de cabra tienen un tamaño menor y, por ello, son mejor atacadas por los jugos digestivos. Por este pequeño tamaño de su grasa, los glóbulos quedan en suspensión en vez de flotar en la superficie y formar la nata. Por eso, no es necesario someterla a homogeneización.

Hay estudios que demuestran que las personas con afecciones respiratorias mejoran con el consumo de leche de cabra, ya que tienden a fabricar menos mucosidad que con la leche de vaca.

Si quieres leche de cabra natural, puedes encontrarla en las tiendas de Della Natura en Chile, quienes nos comparten un rico postre que puedes preparar con leche de cabra.

Arroz con leche de cabra al aroma de limón

 Ingredientes

– 1 una taza de arroz
– 2 litros de leche de cabra
– 1 taza de azúcar
– 1 cucharada de mantequilla
– Cáscara de limón
– Canela molida

Preparación

En una olla ponga el arroz cubierto con un poco de agua y sal y deje que hierva. Se añade la cáscara de lima y el palo de canela y se va añadiendo la leche de cabra en pequeñas cantidades, sin dejar de revolver con una cuchara de palo.

Seguimos añadiendo leche, poco a poco, durante una hora u hora y cuarto. Es la forma artesanal de hacer el arroz con leche dejando que el arroz vaya “soltando” su almidón y que la consistencia sea la de una crema.

Cuando ha pasado una hora, aproximadamente, incorporamos la taza de azúcar y un taco de mantequilla y se deja que se disuelva todo, sin parar de revolver. Se vierte sobre una fuente o en potes individuales, se espolvorea con canela molida y cuando se enfríe se mete en el refrigerador.