Artista crea jardines de basura en San Francisco

Increíble que la basura se vea tan bien y así de verde.

La basura de unos puede ser el jardín de otros. Al menos lo es para la artista Karrie Hovey quien ha vestido de flores recicladas los Mueseos de Telafair en el Centro de Artes Jepson en Savannah, Georgia.

El trabajo de Hovey consiste en darle otra vista a los espacios públicos utilizando material de desecho como plásticos, papel, cartón y stands que los minoristas ya no necesitan. Parte de estas instalaciones se titulan “El Jardín Crece…” y pretende mostrar el efecto que tiene el consumismo en nuestras vidas y lo que se puede crear a partir de todo lo que ya no consideramos útil.

La exposición de Hovey juega con algunos de los espacios verde conocidos en la ciudad. Integra en el edificio del museo los robles de las plazas de Savannah pero los forma con ramas hechas de papel y hojas de plástico. También imita las jardineras del distrito histórico.

Una de las paredes del museo está lleno de pájaros y flores hechas con libros que sacó de la basura. Las bolsas de sandwiches tienen forma de flores en este mundo verde de basura creado por Karrie.

Cuando cambiamos el sentido de las cosas adquieren un nuevo valor y no tiene nada que ver con esas explicaciones de arte que sólo pretende justificar una pieza sin gracia. Realmente, cuando la basura deja de ser basura y se utiliza de otra manera puede cambiar la apariencia de un lugar por completo y gana valor estético. El truco es aprender a hacerlo.