Cómo preparar las chuletas de cordero con bechamel

Esas chuletas de cordero se pueden transformar en las más crujientes y tentadoras luego de que pases por esta receta y te animes a descubrir el lado fascinante de la cocina.

¡Qué rico! Ya es fin de semana y disfrutar de platillos deliciosos es parte de nuestro deber, porque tenemos más tiempo para ir a un exquisito restaurante o darnos el tiempo de reunir los ingredientes y dejarnos llevar por los aromas de la cocina.

Un buen ejemplo para disfrutar de los buenos sabores es preparar estas chuletas de cordero con una fresca salsa bechamel, que luego se pasan por harina, huevo y se van a la sartén. Con esta receta tendrás en tu mesa una textura crujiente, ideal para acompañar con unas papas cocidas, fritas o como las prefieras.

Una idea genial para compartir con tus comensales, la que se desprende del blog Webos Fritos y puedes disfrutar en el almuerzo o en la cena. Ten a mano un buen vino para brindar por la compañía y el exquisito platillo que tienes frente a ti.

Personas|6

Ingredientes

Para las chuletas

  • 18 chuletas de cordero
  • Sal

Para la bechamel

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 85 g de harina
  • 225 g de leche
  • 100 g de nata
  • Sal y pimienta


Para rebozar

  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra para freír

Para la guarnición

  • 2 patatas

Cómo preparar las chuletas de cordero con bechamel

  1. La bechamel. Poner en un cazo mediano las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y la cucharada de mantequilla.
  2. Cuando esté caliente, añadir el harina, y dar vueltas hasta que se dore ligeramente.
  3. Añadir poco a poco la leche y la nata templadas, y dar vueltas con unas varillas.
  4. Añadir la sal y una pizca de pimienta. Remover y probar el punto. Reservar
  5. Las chuletas. Quitar la falda a las chuletas y dejar sólo lo que es el medallón con el hueso. Echarles una pizca de sal, y pasarlas por una sartén a fuego fuerte, sólo para marcarlas. Depositarlas en una bandeja.
  6. Poner una cucharada sopera de bechamel por encima.
  7. Pasar la chuleta por harina, por huevo, y por último, por pan rallado.
  8. Freír en abundante aceite de oliva virgen extra. Dejar escurrir en papel de cocina. Servir inmediatamente.
  9. La guarncición. Freír unas patatas y servir como acompañamiento. Yo he optado por unas patatas paja, que salen de fábula con mi mandolina, y fritas en abundante aceite de oliva virgen extra. Las dejo escurrir bien en papel de cocina antes de ponerles un punto de sal.

Fuente: Webos Fritos